Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pablo Iglesias, líder de Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias / EUROPA PRESS

Pablo Iglesias asume las críticas del Gobierno ruso: "En España no hay plena normalidad democrática"

El vicepresidente podemita reconoce que habló con Puigdemont hace un mes y desvela que el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ya ha presentado una propuesta para reformar el delito de sedición

11 min

El videpresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias (Unidas Podemos) comparte las críticas del Ejecutivo ruso de Vladimir Putin al de España a cuenta del encarcelamiento de los políticos presos del procés, a quienes ha vuelto a expresar su apoyo.

El líder podemita considera una falta de "normalidad democrática" que los líderes de Junts per Catalunya (JxCat), Carles Puigdemont, y de ERC, Oriol Junqueras, se encuentren huido y encarcelado, respectivamente, a raíz del juicio por el referéndum ilegal de secesión de Cataluña del 1-O y la declaración unilateral de independencia de octubre de 2017. Unas condenas que el ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, utilizó el pasado viernes para desdeñar las críticas del Alto Representante de la diplomacia Europea, el socialista Josep Borrell, al encarcelamiento del líder opositor ruso Alexei Navalny.

"Situación de excepcionalidad"

En una entrevista al diario Ara, el vicepresidente segundo del Gobierno ha manifestado lo siguiente: "No hay una situación de plena normalidad política y democrática en España cuando los líderes de los dos partidos que gobiernan Cataluña, el uno está en la cárcel y el otro en Bruselas".

En opinión de Iglesias, "si como miembro del Gobierno" viaja a cualquier país y le echan en cara eso, "me están describiendo los hechos". En este sentido, ha puesto en cuestión las condenas judiciales por sedición y/o malversación a los exmandatarios de la Generalitat y dirigentes afines encausados, argumentando que "estas personas no han puesto bombas, no han disparado contra nadie" y, a su modo de ver, "es evidente que hay una situación de excepcionalidad, y lo tengo que reconocer como vicepresidente del gobierno español".

"¿Cómo puede haber normalidad democrática en nuestro país si un conflicto político ha dejado de poder gestionarse por vías políticas y ha acabado gestionado por vías policiales y judiciales? Es una cosa problemática que a ningún demócrata nos puede gustar", ha añadido Iglesias, quien asimismo ha reconocido que habló con el expresidente de la Generalitat fugado Puigdemont hace alrededor de un mes.

Defiende un "referéndum" nacionalista

Sobre los objetivos que espera para reactivar la denominada "mesa de diálogo" en Cataluña, Iglesias ha afirmado que el Gobierno buscará un acuerdo y ha subrayado que, para ello, todos tendrán que "ceder".

Como líder de Unidas Podemos, Iglesias ha enfatizado su predisposición a atender las pretensiones independentistas de realizar un referéndum nacionalista en Cataluña: "Siempre hemos defendido un referéndum, esta es nuestra posición política. Pero cuando nos sentamos en una mesa diferentes partidos, en este caso dos gobiernos, es fundamental construir un acuerdo que seguramente no contendrá el cien por cien de la voluntad política de todos los actores", ha apuntado.

"No puede haber independentistas en prisiones ni el exilio"

En este punto, ha incidido en que debe ser un acuerdo que permita una "gestión democrática de un conflicto" que, en su opinión "es político". "Sé que me atacarán mucho por decir esto, pero para que esto se produzca en circunstancias aceptables no puede haber independentistas en las prisiones y en el exilio. El diálogo no podrá llegar a buen puerto si hay gente en la prisión o en el exilio", ha insistido.

En esta línea, ha advertido que quien piense que "lo que pasa en Cataluña lo resolverán las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado o los jueces no entiende la historia del Estado de los últimos 200 años", pues en su opinión este conflicto "no es una novedad" en un Estado con una "realidad plurinacional en la cuestión identitaria".

Reforma del delito de sedición

Iglesias también, asimismo, ha desvelado que el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ya ha presentado una propuesta para reformar el delito de sedición aunque ha eludido dar detalles, pues para que "algunas cosas pasen", se debe trabajar en ellas "con discreción".

En este punto, está convencido de que conseguirán "una mayoría adecuada" para tener un Código Penal "mejor, más democrático, más garantista y que favorecerá una gestión del conflicto en Cataluña en unos términos más razonables".

En cuanto a la posición de Unidas Podemos sobre la ley de amnistía, Iglesias ha dicho que esta figura jurídica "no sirve para conseguir un acuerdo en el Congreso".

"Estructura de poder corrupta en el Estado"

El vicepresidente segundo también ha afirmado que lo conocido recientemente sobre el escrito del extesorero del PP Luis Bárcenas, aludiendo a una promesa de que su mujer no entrara en prisión si no revelaba detalles de la presunta caja b del PP, pone "encima la mesa que una de las claves de la estructura de poder corrupta en el Estado tenía que ver con un intento de la derecha de controlar a los jueces".

"Y también cuando vemos al PP bloqueando la renovación del CGPJ, intentando parapetarse en la mayoría que consiguieron cuando gobernaba Rajoy. Mucha gente piensa que no siempre funciona bien la separación de poderes y que la justicia no es igual para todo el mundo", ha ahondado.

Críticas a Juan Carlos I

Por otro lado, Iglesias ha confesado que le produce "vergüenza" que el Ejecutivo abone gastos relacionados con la estancia del rey emérito Juan Carlos I en Emiratos Árabes y ha dicho que, como miembro de ese mismo Gobierno al cual critica con insistencia, hay cosas que se hacen que "no le gustan".

"Si en lugar de 35 diputados tuviéramos unos cuantos más, la situación sería distinta. A ninguna democracia le puede parecer aceptable que el dinero de los ciudadanos puedan servir para alargar situaciones de privilegio que casi nadie entiende", ha agregado.

La vicepresidenta Carmen Calvo, con los ministros Isabel Celaá y Pedro Duque - Marta Fernández Jara / EUROPA PRESS
La vicepresidenta Carmen Calvo, con los ministros Isabel Celaá y Pedro Duque - Marta Fernández Jara / EUROPA PRESS

Calvo discrepa "absolutamente" de Iglesias

Las quejas de Iglesias sobre los líderes del procés independentista han vuelto a generar malestar en el socio mayoritario de la coalición. La vicepresidenta Carmen Calvo (PSOE) ha dicho discrepar "absolutamente" de las palabras del líder de Podemos, en las que cuestionaba la "plena normalidad democrática de España".

En este sentido, la dirigente socialista ha recalcado que España tiene "la normalidad propia de un Estado de Derecho", donde a todos se les aplican las leyes por igual. Calvo ha recordado que España es "una democracia seria" y se ha remitido a la campaña electoral en la que están participando los líderes del procés tras el tercer grado que les ha concedido la Generalitat.

"Tenemos la normalidad propia de un Estado de Derecho donde se aplican la leyes a todos por igual --ha subrayado--, y en ese sentido, tenemos en campaña una oportunidad interesantísima para sacar a Cataluña de una década muy frustrante, con normalidad de carácter político".

Ábalos ve "anomalías"

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha defendido este lunes la "normalidad" de la democracia española, si bien ha admitido que ninguna democracia "es perfecta" y que ello implica la existencia de "anomalías".

"Una cosa es que el sistema no sea normal y otra que el sistema pueda contener anomalías democráticas, porque las tienen que contener porque las democracias no son perfectas e integran anomalías", ha afirmado Ábalos al ser preguntado al respecto en la comparecencia que ha ofrecido en Ferraz tras la reunión de la Permanente de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE.

Para el ministro, el hecho de que Iglesias cuestione la normalidad de la democracia española y su calidad por las "excepciones" que puedan darse "no tiene ningún sentido". Aún así, ha garantizado que, "en lo que importa", y más allá de los "elementos de precisión", el vicepresidente podemita "defiende la democracia y aún más la profundización de una mayor calidad democrática de España".