Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente del PP, Pablo Casado / EP

Pablo Casado marca distancias de la gestión del 1-O de Rajoy

El presidente del PP asegura que rehusó comparecer en rueda de prensa por discrepancias en cuanto al dispositivo contra el referéndum ilegal

3 min

El presidente del PP, Pablo Casado, se ha desvinculado de la gestión que realizó su antecesor en el partido, Mariano Rajoy, al frente del dispositivo del 1-O como presidente del Gobierno. Casado ha manifestado que rehusó hablar aquel día como portavoz del Partido Popular por las diferencias sobre cómo se debió hacer frente al desafío independentista.

“Yo era el portavoz del partido, pero ese día no comparecí en rueda de prensa”, ha manifestado Casado este martes en una entrevista en RAC1. El líder del PP, que estará hoy en Tarragona para dar apoyo a su candidato a las elecciones catalanas, Alejandro Fernández, ha reconocido no sentirse cómodo durante aquel 1 de octubre de 2017 y ha considerado que se debió haber evitado antes la celebración del referéndum ilegal.

"Se debía de haber evitado antes"

"Decidí no salir a explicar lo que estaba pasando: ni estaba de acuerdo con quienes decían que se estaba votando en unas elecciones homologables ni con quienes decían que no se estaba votando. Se debía de haber evitado antes”, ha detallado Casado.

Preguntado sobre si, por tanto, no estuvo de acuerdo con las cargas policiales que se practicaron para poner fin a la votación, Casado ha respondido que el referéndum se debió evitar de forma previa a que tuviera comienzo.

"Triple crisis" del PP en Cataluña

El líder del PP también ha manifestado que su partido “ahora es pequeño en Cataluña”, con cuatro diputados. Lo explica en base a una “triple crisis”: “ Corrupción, crisis económica y Cataluña, una falta de entendimiento con lo que fue el 155 y el 1 de octubre".

En cuanto a la actualidad general de su partido, el líder de los populares ha rechazado un careo entre Rajoy y Bárcenas, como ha pedido el extesorero en el marco del juicio contra la caja b del PP. "Sería un circo", ha sentenciado. "Si no tiene pruebas, si no ha podido acreditar en 10 años ningún tipo de culpabilidad, si ya ha habido una testifical que hizo que cayera un Gobierno... ahora, hacer un cara a cara, ¿para qué?", ha manifestado.