Operación lavado: los independentistas quieren salvar a los CDR

El Parlament condenará este jueves la “criminalización de estos comités por parte del Estado español", en la línea de un informe en el que se acusa a varios medios de construir su 'leyenda negra'

Cataluña, un solo pueblo independentista detenidos
01.05.2018 00:00 h.
7 min

Los autodenominados comités de defensa de la república (CDR) lideran desde hace meses las movilizaciones ciudadanos a favor de la independencia. Se presentan como un movimiento que practica la desobediencia no violenta, algo que niegan las intervenciones policiales, que ven en sus actuaciones –cortes de carretera, pintadas, quema de contenedores, escraches en comisarías-- algo más que una protesta cívica.

El pasado 12 de abril, dos operaciones de la Guardia Civil y de los Mossos d'Esquadra se saldaron con la detención de siete miembros de los CDR –una octava quedó en orden de busca y captura--, lo que puso en tela de juicio ese supuesto carácter pacífico. Algo que no se pueden permitir los partidos independentistas, que tras perder el control de la calle quieren demostrar el civismo de esas movilizaciones a favor de su causa.

Una de las pintadas que han hecho los CDR en el domicilio de Salvador Illa, el secretario de Organización del PSC / TWITTER

Pintadas de los CDR en el domicilio de Salvador Illa, el secretario de Organización del PSC

Fuerzas secesionistas y medios afines han pasado a la acción con la finalidad de lavar la imagen de estos CDR, nacidos para garantizar la celebración del referéndum del 1 de octubre.

"Campaña de los medios y los partidos del régimen"

El Parlament aprobará este jueves una propuesta de resolución que firman Junts per Catalunya, ERC y CUP en la que se denuncia la "criminalización de los comités de defensa de la república por el aparato del Estado español". La iniciativa saldrá adelante gracias a la mayoría formada por estas tres formaciones independentistas que, aseguran, existe una campaña "de los medios y los partidos políticos del régimen” para "inventar una supuesta kale borroka que no existe ni existirá": "Lo que realmente les da miedo es la existencia de un pueblo unido, alegre y combativo. Les da miedo que practiquemos el pacifismo activo como método de transformación social, les da miedo que tengamos capacidad para paralizar el país".

Los CDR apuntan a los fiscales

Acción de los CDR contra la justicia

“Ellos tienen la fuerza de la ley, el poder de la prensa, la violencia de las porras y todos los recursos económicos. Y nosotros, no tenemos nada más que un proyecto esperanzador: la construcción de un país mejor, desde abajo y para todos”.

Aseguran en su iniciativa que los CDR son "estudiantes, payeses, bomberos, paradas, comerciantes, camareras, recepcionistas, profesoras, autónomas, cuidadoras, informáticas, cocineras, peluqueras, carteras, trabajadoras de la industria, jubiladas…". "Los CDR somos el pueblo y estamos aquí para construir la república".

Logos de los CDR que actúan más allá de las fronteras catalanas / CG

Logos de CDR que actúan más allá de Cataluña

Por ello, proponen que el Parlament se posiciones claramente “en contra de las operaciones del Estado que utilizan los diferentes cuerpos policiales e instancias judiciales contra los CDR vulnerando una y otra vez todos los derechos civiles y políticos de los ciudadanos”. Asimismo, instan a la Cámara catalana a denunciar “la criminalización de la protesta social, la represión y la violencia institucional”, y se posicione a favor de la libertad de expresión, la libertad ideológica y la libertad de manifestación y la voluntad popular a favor del derecho a la autodeterminación y la construcción de un país mejor.

En paralelo, el Grup de Periodistes Ramon Barnils ha editado un informe titulado CDR, un relato de terrorismo. Cómo se construye un relato para justificar la represión en el que intenta rebatir la “leyenda negra” de estos comités.

Cruces amarillas clavadas en las playas de L'Escala (Girona) por los CDR / TWITTER

Cruces amarillas clavadas en las playas de L'Escala (Girona) por los CDR

"Este informe quiere visibilizar el tratamiento que han hecho los medios de comunicación en la cobertura de las actividades lideradas por los CDR. Para ello se analiza cómo se ha producido esta escalada verbal en la prensa digital, pero también en las apariciones públicas de políticos, en los informes de los cuerpos de seguridad del Estado y en los textos de la Fiscalía de la Audiencia Nacional española, que han señalado los CDR como un elemento de degradación de la convivencia de la sociedad catalana y como generadores de violencia, hasta llegar a las primeras detenciones de algunos de sus miembros, con acusaciones que van desde 'rebelión, sedición y terrorismo' hasta 'atentado contra los agentes de la autoridad, desórdenes públicos y desobediencia".

"Los medios de comunicación –añaden-- no actúan sólo como observadores, sino que a la vez son actores con poder para aumentar o rebajar la tensión de los conflictos, como se ha visto de manera especialmente acusada en el actual conflicto Cataluña-España".

Escraches y ataques contra comisarías del Cuerpo Nacional de Policía y una casa cuartel de la Guardia Civil en Cataluña esta semana / CG

Escraches y ataques contra comisarías del Cuerpo Nacional de Policía y una casa cuartel de la Guardia Civil en Cataluña

Los medios analizados son El País, ABC, El Mundo, La Razón, El Español, Crónica Global, OK Diario y El Confidencial. El periodo de análisis va desde el 26 de septiembre de 2017, fecha de la primera aparición de los CDR, hasta el día 12 de abril, cuando la miembro del CDR de Viladecans fue puesta en libertad tras declarar ante el juez de la Audiencia Nacional, que rebajó las acusaciones de terrorismo a desórdenes públicos.

Concluyen que “los medios han actuado como correa de transmisión de los posicionamientos policiales y políticos, han reproducido versiones oficiales sin contrastar y, a menudo, sin contar con los propios CDR como fuente. Asimismo, la exacerbación del conflicto se produce en un contexto de espectacularización de la información en plena guerra por la audiencia”.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información