Menú Buscar
La contramanifestación en Calahorra que pretendía frenar una manifestación minoritaria a la que se ha unido Òmnium / EFE

Manifestantes de Òmnium salen escoltados de una protesta minoritaria en La Rioja

Los independentistas se habían unido a una manifestación de 11 personas en Calahorra para exigir la liberación de los presos de Alsasua y de los políticos que organizaron el 1-O

3 min

Varios miembros de Òmnium Cultural han tenido que salir escoltados por la policía al participar en una manifestación minoritaria que ha levantado polvareda en la Rioja. Según informa EFE, los independentistas catalanes se habían desplazado hasta la ciudad de Calahorra para unirse a una protesta que convocaba la formación Hegoalde Rioja Tierras del Sur (RTS), un partido que reclama la anexión de La Rioja, Navarra y el País Vasco.

Al final, sólo 11 personas se han unido al acto de reivindicación en que se ha reclamado la liberación de los presos de Alsasua y de los políticos que organizaron el referéndum ilegal del 1-O en Cataluña. Además, también se exigía una “mesa de diálogo” en Cataluña, tal y como rezaba la pancarta que han portado cuatro de los manifestantes.

Malestar en el municipio

Los convocantes habían anunciado que esperaban a centenares de personas a un acto que se recibió con muchos recelos en el municipio. De hecho, el PP local solicitó a la Delegación del Gobierno de la Rioja y al Ayuntamiento de Calahorra que no la autorizase, al que luego se le unió la formación local de Vox. Demandas que cayeron en saco roto.

Ante la previsión de que podría propiciar algún desencuentro, las autoridades locales previeron un dispositivo policial para evitar choques. Las sospechas se han confirmado, ya que este sábado los 11 manifestantes se han encontrado con una contramanifestación a la que se habían unido 200 personas, según los cálculos de la Delegación del Gobierno de la Rioja. 

Momentos de tensión

La mayor tensión se ha producido cuando la marcha ha llegado al antiguo cuartel de la Guardia Civil de Calahorra, el objetivo de dos atentados de ETA en 1983 y 2008. También se preveía que ese fuera el punto caliente de la marcha. De hecho, se sospechaba que se pararía allí para leer un manifiesto, un texto que estaba previsto pero no se había revelado dónde se divulgaría.

No ha llegado a suceder. Los 11 manifestantes han sido increpados y, ante la alarma de que el encontronazo pudiera ir a mayores, los convocantes han decidido concluir el trayecto y abandonar el municipio. Han abandonado la marcha bajo la protección de los agentes sin que se hayan registrado incidentes.