Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Mònica Roca (Cambra) y Jordi Cuixart (Òmnium) / CAMBRA

Òmnium y la Cambra unen fuerzas para su cruzada lingüística en las empresas

Ambas organizaciones apuestan por fomentar el catalán en el mundo corporativo a pesar de la dificultad de promoverlo en entornos empresariales internacionales, como ya ha advertido el empresariado

2 min

La Cámara de Comercio de Barcelona ha encontrado a un nuevo aliado para su cruzada lingüística contra el castellano en el mundo empresarial: Òmnium Cultural.

A pesar de las dificultades para promover el catalán en entornos empresariales internacionales, donde prima el uso del castellano e incluso de otras lenguas como el inglés por la diversidad de orígenes que se da en los equipos de numerosas compañías asentadas en Barcelona, tal y como reconoció la patronal nacionalista Femcat, la Cambra se reafirma en su iniciativa lingüística, anunciada en plena polémica por la supuesta vulneración de igualdad en las elecciones del órgano, según una sentencia recurrida por la institución económica.

Nuevo convenio

El presidente en funciones de Òmnium, Jordi Cuixart, y la presidenta de la Cámara de Barcelona, la independentista Mònica Roca, han firmado hoy un convenio de colaboración para impulsar el uso de la lengua catalana en el mundo empresarial y entre el tejido productivo.

El acuerdo tiene una duración inicial de dos años y prevé la creación de una comisión paritaria de trabajo y seguimiento que se reunirá periódicamente, han informado ambas entidades en un comunicado conjunto. Tanto Cuixart como Roca han "constatado los retos que el catalán tiene en el mundo empresarial", ante lo que se comprometen a crear e impulsar acciones y estrategias para blindar su uso.

Documentos en catalán

Con este objetivo, diseñarán una campaña y facilitarán a empresas y comercios "documentos, contratos y plantillas, entre otros, a menudo difíciles de encontrar en catalán" para que los incorporen en sus procedimientos administrativos.

También trabajarán para identificar los "principales factores que frenan el uso del catalán en el mundo empresarial" para así diagnosticar las actuaciones más prioritarias.