Menú Buscar
Diputados catalanes, en una votación en el pleno del Parlamento / PARLAMENT

O independentistas o fachas: el gran engaño de la política catalana

Un estudio de la UAB analiza la identificación del catalanismo con la izquierda y del “unionismo” con la derecha

María Jesús Cañizares
3 min

No solo es una percepción social, sino un estereotipo político que los expertos han analizado. La creencia de que en Cataluña solo se puede ser nacionalista o facha es el resultado del declive de los viejos partidos y la emergencia de nuevas formaciones, pero la existencia de ese sesgo ideológico complica la estrategia de las fuerzas políticas.

Así lo revela el estudio ¿O catalanistas o fachas? La influencia del eje nacional sobre la percepción de los partidos catalanes en el eje izquierda-derecha, publicado por el Instituto de Ciencias Políticas y Sociales, adscrito a la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB).

Las etiquetas

El informe, cuyo autor es el profesor de la Facultad de Ciencias Política y Sociología de la UAB Guillem Rico, analiza las etiquetas que llevan a identificar a los partidos independentistas con la izquierda y a los no secesionistas, con la derecha más españolista. Ese fenómeno, según el profesor Rico, revela “la existencia de procesos cognitivos que sesgan las percepciones de los ciudadanos, constriñendo las opciones estratégicas de los actores políticos”.

Rico realizó junto a Robert Liñeira (University of Edinburgh) y Jordi Muñoz (Universitat de Barcelona) dos experimentos de encuesta que demuestran cómo ha cuajado esa simplificación política.

Sin embargo, la realidad de las cosas no da la razón a esas percepciones. En el polo independentista conviven partidos tan diversos como CDC, ERC, UDC o CUP, mientras que en ámbito identificado con el “unionismo” figuran PSC, Catalunya Sí Que Es Pot, Ciudadanos y PP.

Declive desde 2003

A esta correlación contribuye, según indican, la presencia de partidos como ERC y la CUP en el polo catalanista, así como la del PP, identificado como la formación más claramente españolista, en la derecha.

Hasta 2003, los protagonistas del sistema de partidos catalán eran CiU en el gobierno y PSC en la oposición. Pero “el gradual declive de CiU como fuerza hegemónica y bandera del nacionalismo catalán; el consiguiente crecimiento de ERC; la erosión electoral del PSC; la formación del gobierno tripartito catalanista y de izquierdas, y finalmente el surgimiento de Ciudadanos, Solidaritat y la CUP, habrían acabado por reforzar la asociación entre catalanismo e izquierda, españolismo y derecha”.

El estudio aborda la percepción que tiene el electorado sobre esta distorsionada dicotomía. “Para CiU, la correlación es de signo positivo, lo que indica que en su caso, el catalanismo se asocia con la derecha, pero esta tendencia se ha ido erosionando gradualmente”, mientras que solo en el caso de Podemos y la candidatura de la que forma parte, CSQP, se aparta de la norma general, "siendo percibidos algo más a la izquierda y, al menos, catalanistas”.