Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d), junto al nuevos conseller de Interior, Miquel Sàmper (i) / EFE

El nuevo consejero de Interior subestima las okupaciones: “No alarmemos tanto”

Sàmper debuta en la sesión de control del Parlament, donde asegura que el problema reside en los pisos de los grandes tenedores, no en los domicilios particulares

2 min

El nuevo consejero de Interior, Miquel Sàmper, ha quitado importancia al problema de las ocupaciones en Cataluña, a pesar del goteo de incidentes que se han producido durante este verano. A su juicio “hay que rebajar la alarma” porque el problema son los pisos de los grandes tenedores, no la entrada en los domicilios particulares que, dice, siempre son resueltos.

Sàmper se ha estrenado de esta forma como consejero de Interior. Lo ha hecho en la sesión de control del Parlament de este miércoles, donde Jean Castel, diputado de Ciudadanos, le ha preguntado sobre el problema de la proliferación de entradas ilegales a viviendas privadas. 

El independentista ha asegurado que el problema de las ocupaciones “es una prioridad” del nuevo Govierno catalán, pero ha hecho un llamamiento a “rebajar el estado de alarma”.

Ciudadanos: "Pise las calles de Cataluña"

“Hay dos tipos de ocupación, grandes tenedores y domicilios particulares. En este caso ya tenemos mecanismos para ordenar la expulsión exprés”, ha dicho. Sàmper también ha asegurado que el problema actual es la falta de una normativa que permita a los cuerpos de seguridad intervenir de forma inmediata cuando se produce una entrada en un inmueble. “No alarmemos tanto. No hay ningún caso en el que, con denuncia, el propietario no haya recuperado su vivienda. El problema son los pisos vacíos que tienen los grandes tenedores”, ha aseverado.

Castel ha instado al consejero a actualizar sus datos. "En 2008 ya se detectaban la ocupación ilegal. Pise las calles de Cataluña. Mire a la cara a los vecinos que sufren las consecuencias”. Para el independentista, la vía judicial es una fórmula que ya sirve para recuperar el inmueble, a pesar de que defiende mejoras en la legislación vigente.