Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carmen Artigas, en la presentación del programa 'Kit Digital' / YOUTUBE

Las cinco medidas más importantes de la nueva ley de startups

La norma incorpora un paquete de beneficios fiscales para emprendedores e inversores, agiliza la creación de empresas e introduce un visado para 'nómadas digitales'

5 min

El Gobierno ha aprobado este viernes el anteproyecto de ley de fomento del ecosistema de las empresas emergentes, más conocido como ley de startups. Tras los tiras y aflojas entre distintos departamentos del Ejecutivo central, la norma impulsada por la secretaría de Carmen Artigas sale finalmente adelante con un importante paquete de medidas fiscales y burocráticas.

Por primera vez, la legislación española especifica en qué consiste una empresa emergente. Así, el anteproyecto define las startups como aquellas empresas de nueva creación o con menos de cinco años --siete en el caso de iniciativas de biotecnología, energía, industriales y otros sectores estratégicos--, que no coticen en el mercado de valores ni distribuyan beneficios y tengan un volumen de negocio inferior a cinco millones de euros.

'Sello' de empresa emergente

Al margen de acordar un marco conceptual, la ley fija cinco medidas de calado para dinamizar la generación de startups. En primer lugar, se establece una ventanilla única, la Empresa Nacional de Innovación SME (ENISA), que otorgará el sello del carácter innovador de la iniciativa para que pueda acogerse a los beneficios de la norma.

Los Puntos de Atención al Emprendimiento (PAE) y la Oficina Nacional de Emprendimiento (ONE) actuarán como centros de información sobre medidas de apoyo y ayudas, con el apoyo de un portal web de referencia en español e inglés.

Los expositores de las startups participantes en el congreso 4YFN, que se ha celebrado en Fira Gran Via de la mano del MWC / EFE

 

 

Los expositores de las startups participantes en el congreso 4YFN, que se ha celebrado en Fira Gran Via de la mano del MWC / EFE

Reformas fiscales

En segundo lugar, el texto introduce importantes reformas fiscales. De este modo, se reduce el tipo impositivo en el impuesto de sociedades y el impuesto sobre la renta de no residentes, del tipo general del 25% al 15% en los cuatro primeros ejercicios desde que la base imponible sea positiva.

Se eleva el importe de la exención de tributación de las opciones sobre acciones (stock options) de 12.000 a 50.000 euros anuales, un complemento a las remuneraciones de los emprendedores muy utilizado en el sector. También se flexibilizan las condiciones de generación de autocartera en sociedades de responsabilidad limitada.

Deducciones para inversores

La legislación también hace un hueco para las deducciones para los inversores en empresas emergentes. Por un lado, sube la misma hasta los 100.000 euros y el tipo pasa del 30% al 40%. 

A los business angels extranjeros también se les facilita la inversión en España al exigir únicamente que tanto ellos como sus representantes obtengan los números de identificación fiscal (NIF) correspondientes a través de un procedimiento rápido y sencillo.

'Nómadas digitales'

En cuarto lugar, se potenciará la captación de talento extranjero mediante un visado de 'nómada digital'. Estos profesionales tendrán un régimen especial de visado y residencia durante cinco años y que podrá tributar por el impuesto sobre la renta de no residentes.

Se relejan los requerimientos para acceder a este régimen especial --pasando de 10 a cinco años el requisito de no residencia previa en España--, que se extiende a los hijos menores de 25 años y el cónyuge del beneficiario del permiso.

Los perfiles 'tech' son los más buscados por las startups / ARCHIVO

 

 

Los perfiles 'tech' son los más buscados por las startups / ARCHIVO

Agilidad administrativa

Por último, el proyecto de ley prevé la gratuidad de aranceles respecto a notarios y registradores, en la constitución de sociedades limitadas, así como en la publicación en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME). También se flexibilizará la creación de sociedades por medios telemáticos.

Todas estas ventajas podrán ser aprovechadas por los emprendedores que estén lanzando su propia startup, aun cuando estén asalariados en otra compañía. Podrán compaginar ambas actividades durante los tres primeros años y se bonificarán el 100% de  los costes por estar dado de alta como autónomo​.