Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ignacio Garriga, líder de Vox, en su intervención de este viernes en el Parlament / PARLAMENT

Vox utiliza el Parlament para cargar contra la inmigración en Ceuta

Ignacio Garriga usa la inseguridad en Cataluña como excusa para azotar de nuevo el fantasma de la inmigración y el “proyecto suicida del separatismo”

4 min

Vox ha inaugurado la sesión de investidura de este viernes en Cataluña con una pirueta retórica para usar el atril del Parlament como altavoz de su discurso xenófobo a raíz de la crisis diplomática entre España y Marruecos. Ignacio Garriga, líder del partido de extrema derecha en Cataluña, ha asegurado que existe una “invasión en Ceuta”. La mención a la frontera sur de España ha estado seguido de una alerta: “El pasado enero se detuvieron tres yihadistas en Cataluña, los tres habían entrado con una patera y sin ningún control habían podido cruzar todo el país”.

El partido ultra ha ido un paso más allá. Ha prometido que "luchará" para que la Generalitat "no destine dinero a la “inmigración” y al “multiculturalismo”, que asegura que son dos de los principales problemas actuales de Cataluña. Garriga ha dejado en el aire brindar más detalles de cómo lo piensa hacer y, de hecho, ha cargado contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al que han identificado como el principal responsable de ambas políticas. En cuanto al futuro presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (ERC), Vox se ha limitado a asegurar que su investidura significa otro impulsa al “proyecto suicida” del “separatismo”.

Inmigración y separtismo

"Nosotros no miramos el origen, la lengua o la ideología de la gente que necesita ayuda", ha respondido el republicano en su turno de réplica. ERC también ha tirado de épica al afirmar que la única respuesta de Vox es recuperar el eslogan de la Guerra Civil del "no pasarán". "Vox se descalifica a si mismo" ha incidido.

Garriga, a su vez, ha insistido en su discurso contra la migración, que ha mezclado con la oposición al secesionismo. "Abandonad la esperanza y tened claro que con Vox, el circo separatista en que habéis convertido esta cámara ya se ha acabado", ha declarado. 

11 diputados

Los catalanes necesitan seguridad en las calles y poder caminar por sus barrios sin miedo de ser atracados o agredidos. Los catalanes no necesitan este gobierno”, ha asegurado, con otra vinculación entre la inmigración ilegal y sus presuntos problemas y el independentismo. 

Que Vox retuerza el debate sobre la seguridad ciudadana y los problemas que se dan en las grandes ciudades no es algo nuevo. En Madrid ya se testó el mensaje en la última campaña electoral de las autonómicas del pasado 4 de mayo, con carteles en los que se aseguraba que los menores no acompañados (MENAS) cobraban mucho más del erario público que un jubilado medio, un bulo enmendado por el resto de formaciones.

Garriga se ha abonado en ello desde el Parlament, pero con una pirueta para intentar llevar en el atril un discurso antinmigración, con todos los tics xenófobos habituales del partido, y el rechazo frontal al proceso independentista catalán. Ha irrumpido en el Parlament con 11 diputados, pero son la cuarta fuerza del hemiciclo catalán y su capacidad para impulsar políticas es limitada.