Menú Buscar
Esther Niubó, diputada del PSC, en la entrevista con Crónica Global, muy centrada en el tema de las guarderías / CG

Niubó: "Las guarderías son las grandes sacrificadas del 'procés"

La portavoz de educación del PSC critica que el Parlament esté bloqueado por culpa de Puigdemont mientras los problemas sociales "se enquistan"

24.01.2018 00:00 h.
10 min

La Justicia ha hablado y obliga a la Generalitat a pagar a una treintena de ayuntamientos el dinero que recortó en guarderías. Pero el Govern, de momento, hace oídos sordos. La portavoz de educación del grupo parlamentario del PSC, Esther Niubó (Barcelona, 1980), ha sido muy combativa en esa lucha por recuperar la financiación en la educación de 0 a 3 años. Reclama más poder de decisión para los consistorios.

—Pregunta. ¿Confía en que el Govern cumpla las sentencias que le obligan a pagar los atrasos a los ayuntamientos por las guarderías?

—Respuesta. Me gustaría pensar que sí, pero la respuesta oficial que dieron cuando salió la primera sentencia es que presentarían un recurso. El lunes hicimos un requerimiento formal para que no lo presentaran porque la Justicia dice que la Generalitat tiene la competencia exclusiva y que ha abandonado su responsabilidad. Y que los ayuntamientos, que no tenían la competencia, han hecho un sobresfuerzo para evitar que las familias pagaran más. No sé qué más tiene que pasar para que el Govern cumpla con su obligación.

Esther Niubó durante la entrevista / CG

Esther Niubó durante la entrevista

¿Qué excusa dan para no obedecer las sentencias?

—Todavía no tenemos las alegaciones, pero en un principio invocaban las crisis para recortar. También los ayuntamientos la sufrían y en cambio asumían el mantenimiento de un servicio que no les competía. En pobreza energética también hemos visto cómo los ayuntamientos van por delante. Se aparcó un modelo de bienestar que afecta a las familias, y sobre todo a las mujeres, porque no les interesa. Esto empezó con un desvío a las escuelas concertadas de unos 800 millones de euros, que ya tenían una partida destinada. No estamos en contra de eso, pues tienen derecho a recibir esas ayudas. En cambio, de los 100 millones destinados a guarderías públicas en 2010 se pasó a cero. Este último año, en el que el Govern presumía de haber aprobado el presupuesto más social de la historia, aunque no lo era, pudieron destinar ese incremento a esas guarderías, pero seguimos en cero.

¿Cómo ves el papel de ERC?

—ERC ha comprado las políticas sociales y los presupuestos de CDC, e incluso votó en contra de iniciativas parlamentarias que pretendían mejorar la situación.

¿Cree que en esta legislatura podrá solucionarse?

—Nosotros volveremos a hacer bandera de esto, si es que finalmente se constituye un gobierno. Se tiene que dar prioridad a una etapa educativa que es clave y que además es su responsabilidad. Una etapa que tiene efectos positivos en la neutralización de las desigualdades y en el terreno del rendimiento educativo. A pesar de ello se le da la espalda desde la administración.

¿El procés ha tapado esa irresponsabilidad?

—Si duda, la educación pública de 0 a 3 años ha sido una de las grandes sacrificadas del proceso independentista.

Y parece que en este nuevo mandato las cosas van a seguir igual, pero el PSC no tiene una mayoría suficiente para impulsar determinadas iniciativas.

—Si esto se normaliza, presentaremos una batería de numerosas iniciativas a las que se han hecho caso omiso. En la anterior legislatura teníamos en apoyo de CSQP, veremos que papel juegan ahora los comunes, porque dicen que dan prioridad a esto, pero lo que siempre vemos que en Madrid, votan en contra de la investidura de Pedro Sánchez y aquí siempre juegan a favor del frente independentista con su abstención. Ciudadanos nos apoyaba aunque no tenía iniciativas propias, mientras que el PP jugó el papel de oposición y también se sumó, aunque con cierta hipocresía. Vamos a insistir. Si la política no soluciona los problemas de los ciudadanos, sino que crea otros nuevos como vemos actualmente, pues “apaga y vámonos”.

Los ayuntamientos siguen tirando del carro, pero también tiene pendiente una mejora de su financiación…

—Nosotros presentamos una reforma de la Ley de Educación de Cataluña para anular los conciertos con escuelas que segregan por sexo y para que los ayuntamientos tuvieran más capacidad de decisión. Los consistorios reciben información de los planes que tienen los gobiernos, pero nunca se les hace caso. Si en la práctica, son decisivos en el día a día y los máximos conocedores de la realidad, deberían tener más peso decisorio. Hay muchas políticas, y la educación es una de ellas, en la que los ayuntamientos han tenido un papel histórico, por lo que deben tener más protagonismo, no solo a la hora de pagar, sino a la hora de tomar decisiones. Una de las desigualdades del futuro va a estar en el tiempo libre, en quién paga las actividades extraescolares. Ahí los ayuntamientos han hecho una labor muy buena hablando con entidades e intentando garantizar esa igualdad.

Hay muchos problemas sociales que se van enquistando. Pero el Parlamento catalán está bloqueado a la espera de si Puigdemont viene o no viene. Están jugando con el dinero público a favor de intereses privados

La negativa del Govern a pagar las guarderías, ¿se produce en otras comunidades autónomas?

—No. Puede que haya modelos de gestión distintos, pues tiene que ver con el tipo de municipio, pero en el momento en que la competencia es autonómica y en un tema tan importante, nadie puede imaginar que no se financie.

¿Qué le parece la huida europea de Carles Puigdemont y su posible investidura a distancia?

—Me preocupa, contribuye al desprestigio de las instituciones catalanes y posiblemente de las españolas. Se han traspasado demasiadas líneas rojas. Hemos vivido sesiones parlamentarias en las que se han incumplido las normas internas, la ley y la Constitución sin tener el apoyo social necesario. Hay muchos problemas sociales que se van enquistando. Tenemos el problema de las urgencias por la gripe, el paro... Pero el Parlamento catalán está bloqueado a la espera de si esta persona viene o no viene. Están jugando con el dinero público a favor de intereses privados.

CiU gobernó primero con el apoyo del PP y después con ERC, pero las políticas sociales no han variado. En temas educativos no ha habido un aumento presupuestario y estamos por debajo de lo que se destinaba en 2010

Pero sigue habiendo mayoría independentista, el ciudadano no la castiga en las urnas.

—El procés está siendo muy cansino. En la campaña del PSC hablábamos de pasar página del procés porque lo único que ha provocado es una pérdida de tiempo, de esfuerzo, de oportunidades. Se han generado nuevos problemas a base de astucias. Se ha politizado la justicia y judicializado la política. Todo ha sido un despropósito. Al final no nos ha aportado nada. Critican la aplicación del artículo 155. Y a nadie le gusta ver a gente en la cárcel ni que se suspenda la autonomía, pero ante actos unilaterales completamente ilegales y sin apoyo social detrás ¿qué se puede hacer?

¿Durante el procés se han acentuado las diferencias sociales?

—Desde 2013, debido a la crisis, aumentaron las desigualdades. Luego vimos que las crisis iba remitiendo, pero en cambio se han cronificado las desigualdades y la pobreza. CiU gobernó primero con el apoyo del PP y después con ERC, pero las políticas sociales no han variado. En temas educativos no ha habido un aumento presupuestario y estamos por debajo de lo que se destinaba en 2010. No se hace política pública destinada a estos colectivos desfavorecidos.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información