Menú Buscar
Daniel de Alfonso, director de la Oficina Antifraude de Cataluña, y Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior en funciones.

Nadie quiere dirigir la Oficina Antifraude de Cataluña

Varios candidatos han renunciado a sustituir a Daniel de Alfonso al frente de un organismo herido de muerte, donde ya hay ceses y rumores de fusión con la Sindicatura de Cuentas

María Jesús Cañizares
2 min

Pasan los días, llega el inhábil verano y todavía no se ha designado al nuevo director de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC). La presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, ha prometido celeridad y compromiso para reimpulsar un organismo que quedó herido de muerte tras el cese de Daniel de Alfonso a raíz de sus conversaciones, grabadas y filtradas, con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Buscar un sustituto no está resultando fácil. Primero, porque la persona propuesta debe satisfacer tanto a CDC como a ERC, socios en el Gobierno catalán. Segundo, porque asumir un cargo que, a partir de ahora, será sometido a un férreo control, disuade a los posibles candidatos.

Los elegidos rehúsan el cargo

Según ha podido saber Crónica Global, el Gobierno catalán, que es el encargado de hacer la propuesta que después será votada en la Cámara catalana, ha sondeado a varios posibles aspirantes, pero varios de ellos han rehusado dirigir una oficina sobre la que existe la amenaza de recortes vía fusión con la Sindicatura de Cuentas, ya que ambas entidades se dedican a fiscalizar las cuentas de las administraciones catalanas.

De momento, la controvertida Maite Masià --que aparece en el sumario de las ITV-- ha asumido provisionalmente la dirección de la OAC. Y pese a la transitoriedad de este cargo, ha ordenado el cese de la jefa de gabinete, Assumpció Riba, que era la persona de confianza de Daniel de Alfonso. Todo ello ha provocado una situación de bloqueo en la OAC.