Menú Buscar
El conseller de Asuntos Exteriores Raul Romeva (d), junto al conseller de Justicia, Carles Mundó / EFE

Mundó y Romeva, delatados en los 'pinchazos' del 1-O

Además de Comín, los 'exconsellers' de Justica y Exteriores aparecen en los informes de la Guardia Civil como “participantes activos” en el referéndum

3 min

El considerado cerebro de la organización del referéndum del 1-O, Josep Maria Jové (ex número tres del Departamento de Hacienda de la Generalitat), mantuvo una reveladora conversación telefónica el 23 de agosto a las 14.06 con el que entonces era conseller de Justicia, Carles Mundó.

Jové le dijo que tenían “que visitar el territorio y hablar con alcaldes”, a lo que Mundó respondió afirmativamente. Se trataba de convencer a los alcaldes para que cedieran colegios a pesar de que pesaba una expresa prohibición contra el 1-O.

Escuchas de la Guardia Civil

Esa conversación fue interceptada por la Guardia Civil y remitida al magistrado de instrucción número 13 de Barcelona, Juan Antonio Ramírez, que investiga el llamado Caso Anubis, sobre la trama de organización del 1-O.

La Guardia Civil establece una relación directa entre esta conversación y la carta que la Generalitat envió a todos los alcaldes de Cataluña en la que se les pedía colaboración para la organización del referéndum.

De nuevo Rovira

Mundó habla por teléfono de forma abierta con Jové. Hace referencia a “Marta” (Marta Rovira, dirigente de ERC) en numerosas ocasiones. La hacen partícipe de todas las gestiones encaminadas a la localización de colegios electorales.

Mundó, conseller de Justicia entonces, sabía oficialmente que sobre el anunciado referéndum recaía una expresa prohibición por parte de los tribunales.

Comín y Romeva

Como ya sucediera con el exconseller de Salud y prófugo de la justicia, Toni Comín, Mundó se implicó abiertamente en la organización del referéndum. La Guardia Civil lo expone por si fuese criterio del juez imputarle en la causa abierta.

Este informe recoge también las referencias que Jové hace sobre el que fuera conseller de Exteriores Raül Romeva, a quien atribuye también un papel fundamental en la organización del referéndum, en particular por lo que respecta a tramitación del voto internacional.