Menú Buscar

Multas de hasta 100 euros por ir sin mascarilla en Cataluña

La Generalitat establece la obligatoriedad de llevarla en todos los espacios públicos exteriores e interiores, incluso cuando puedan respetarse las distancias de seguridad

5 min

La Generalitat de Cataluña ha anunciado que, a partir de este jueves, el uso de mascarillas será obligatorio en todos los espacios públicos exteriores e interiores de la comunidad para todas las personas mayores de seis años, incluso en el caso de que se puedan garantizar los dos metros de distancia de seguridad para evitar contagios de la pandemia de coronavirus.

Aunque los pormenores de esta resolución se darán a conocer en las próximas horas, desde el Govern avanzan que las sanciones en caso de incumplimiento de esta medida para proteger la salud pública ascenderán hasta los 100 euros.

"Llevarla puesta al salir de casa"

"La norma general es que la ciudadanía salga de casa con la mascarilla puesta, ya sea si se va a la playa, a trabajar o a dar un paseo", ha destacado la consejera de Salud, Alba Vergés, aunque matizando que si la actividad que se realiza es incompatible con su uso, puede no utilizarse, como por ejemplo el deporte. "Todos podemos ser transmisores del virus", ha advertido, reclamando responsabilidad a la ciudadanía.

Sobre las sanciones a quienes incumplan la norma de las mascarillas, la Generalitat se remite a la Ley de Salud Pública y a las multas de 100 euros, aunque apuntando que la intención del Ejecutivo catalán no es esa, sino que la población asuma la "importancia de llevar mascarilla". Y también la relevancia de respetar las distancias de seguridad y cumplir las normas de higiene, como el lavado de manos.

La nueva norma implica, por tanto, que en los restantes días de exámenes de la selectividad, los alumnos preuniversitarios deberán acudir a las pruebas con mascarilla.

"Gestión descentralizada"

La portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha explicado que el Ejecutivo catalán ha constituido un servicio de Protección Civil (Procicat) en Lleida para garantizar una "gestión descentralizada" ante los numerosos rebrotes de la pandemia en la zona, y que coordinará el delegado del Govern en Lleida, Ramon Ferrer, junto con representantes de los servicios territoriales de la Generalitat, Mossos d'Esquadra, Agentes Rurales, Protección Civil, SEM, bomberos y Cruz Roja.

La voluntad es que el mismo Procicat Lleida informe periódicamente --los lunes, miércoles y viernes-- sobre la gestión y la evolución de los datos: "Descentralizamos también la comunicación".

Según la consellera, en la reunión del Procicat han realizado un seguimiento de los datos de la pandemia, y ha avisado de que el Govern tomará "las decisiones que sean necesarias, siempre teniendo en cuenta los datos epidemiológicos y el criterio de las autoridades sanitarias".

Comité de seguimiento

En paralelo, se ha reunido el comité de seguimiento de la Covid-19, presidido por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, junto con el vicepresidente, Pere Aragonès, la propia Budó y los consejeros de Salud, Agricultura y Trabajo, y a la que también ha asistido el delegado del Govern en Lleida; el alcalde de Lleida, Miquel Pueyo; el presidente de la Diputación de Lleida; Joan Talarn, y el presidente del consejo comarcal del Segrià, David Masot.

La Generalitat ha pedido a los ayuntamientos y entidades locales del Segrià que pongan a disposición equipamientos públicos para garantizar "un aislamiento correcto de toda persona que pueda dar positivo" y sus contactos.

Asimismo, también ha anunciado que pondrán a disposición de los ayuntamientos un fondo extraordinario para inyectar liquidez, porque esta medida supone un "gasto sobrevenido" para los consistorios.