Menú Buscar
Varios vehículos del cuerpo de los Mossos d'Esquadra / EP

Los Mossos quedan subordinados a la Policía Nacional y la Guardia Civil

Los mandos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado dirigirán aquellas operaciones en las que coincidan con las policías autonómicas mientras dure el estado de alarma

3 min

Los Mossos d’Esquadra deberán obedecer las órdenes dictadas por los mandos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) en aquellas circunstancias en las que los organismos policiales autonómico y nacional coincidan, en el marco de la declaración del estado de alarma aprobada este sábado por el Consejo de Ministros. Este punto forma parte de las instrucciones dictadas por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para fijar los criterios de actuación mientras se mantenga esta situación, destinada a tratar de evitar la propagación del coronavirus.

En la orden, dictada por Interior, se establece una serie de pautas para coordinar la actuación de las FCSE y los diferentes cuerpos policiales autonómicos y locales, entre las que figura que en el caso de que concurran ambos deberá ser el mando de la Policía Nacional o bien de la Guardia Civil el que tome la dirección de las operaciones.

Colaboración

Además, la instrucción insta a la colaboración y el mutuo auxilio entre las FCSE y los cuerpos autonómicos y locales, especialmente en lo referido a la protección de personas, bienes y lugares.

Uno de los elementos del real decreto ley que articula la declaración del estado de alarma es que los citados cuerpos quedan bajo las órdenes directas del ministro del Interior, una de las cuatro autoridades competentes delegadas que establece la normativa para esta situación excepcional, junto a los titulares de Sanidad, Transportes y Defensa.

Malestar de la Generalitat

Las instrucciones de Interior otorgan a los Mossos d’Esquadra, en el caso de Cataluña, prioridad para cumplir con las funciones de garantizar el funcionamiento de los servicios públicos esenciales y vigilar los espacios públicos, aunque aclara que será siempre bajo el mando del ministro y que éste podrá decretar la intervención en estas cuestiones de las FSE siempre y cuando lo considere oportuno.

La decisión del Gobierno ha causado un profundo malestar en el seno de la Generalitat de Cataluña, desde la que han acusado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de aprovechar las circunstancias excepcionales de la crisis por el coronavirus para laminar competencias de las comunidades autónomas. Este domingo, el conseller de Interior, Miquel Buch, aseguró en Catalunya Ràdio que su departamento mantendrá las competencias sobre los Mossos, incluso en pleno estado de alarma, en tofo aquello que no esté relacionado con el Covid-19, algo que no se corresponde con lo que indica la orden que el ministro Grande-Marlaska ha dado a conocer en las últimas horas.