Los Mossos d'Esquadra creen que la movilización social por el juicio del 9N fue "rutinaria"

La masa ciudadana fue inferior a la prevista por la ANC, lo que acortó el 'paseíllo' de Artur Mas y evidenció una puesta en escena "guionizada"

Artur Mas, Joana Ortega, Irene Rigau y Carles Puigdemont, antes de emprender la marcha hacia el juicio por el 9N / EFE
07.02.2017 00:00 h.
3 min

El independentismo movilizó ayer a miles de personas para apoyar a Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau en su juicio por el 9N. Pero la concentración ciudadana fue mucho menor de la prevista por la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural. "Para nosotros, fue una manifestación rutinaria, no tuvo nada de especial", explican a Crónica Global fuentes de los Mossos d’Esquadra.

Mas, Ortega y Rigau solo se retrasaron 30 minutos sobre la hora prevista del juicio por la consulta del 9N. ¿Solo? Fue suficiente para irritar al tribunal, pero no respecto a las previsiones de las dos entidades secesionistas, que habían planificado una movilización ciudadana masiva que tenía que impedir al expresidente y a las dos exconsejeras llegar al Palacio de Justicia.

palau justicia

Los organizadores aseguran que 50.000 personas se habían inscrito para arropar a los enjuiciados por el 9N. Según la Guardia Urbana, el número de concentrados no llegó a 40.000, mientras que el Observatorio Electoral de Cataluña de Sociedad Civil Catalana (SCC) redujo esa cifra a 16.300. Nada que ver con las previsiones del propio Mas, quien ha puesto muy alto el listón de sus apoyos callejeros.

Mas: "¿Quién puede parar a dos millones de personas?"

En una entrevista radiofónica concedida en vísperas del juicio, el líder de PDECat se preguntó: "¿Quién puede parar a la gente en la calle de una forma masiva si el Estado impide hacer un referéndum?". "Los Mossos pueden parar a 500 personas, pero no a dos millones, y la Guardia Civil tampoco", dijo.

meson castellano

Las citadas fuentes policiales aseguraron taxativamente que ayer, con motivo del juicio, "no habían en la calle 50.000 personas". Y eso permitió a la comitiva cubrir a pie, y sin demasiados obstáculos, la distancia entre el Palau de la Generalitat y la sede judicial: una hora con alguna que otra parada incluida.

La mayor parte de los concentrados en los aledaños del Palacio de Justicia eran personas jubiladas, cargos políticos y algún que otro curioso. Tal como informó la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), la más representativa en la Administración, la mayoría de los funcionarios desoyó el llamamiento de la ANC –apoyada por la propia consejera de Gobernación, Meritxell Borràs– a manifestarse ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, previa petición de horas libres por asuntos propios. "El grueso de las plantillas acudió a su puesto de trabajo, como no podría ser de otra manera", aseguró este sindicato.

¿Quiere hacer un comentario?