Menú Buscar
Un grupo de radicales independentistas asedió e intentó entrar en el Parlament el lunes por la noche superando el cordón de los Mossos ante el Parlamento de Cataluña / UMC

El director de los Mossos admite falta de previsión ante actos violentos el 1-O

Los sindicatos policiales creen que fue un error dejar que los manifestantes independentistas accedieran al recinto en el que se encuentra el Parlament

2 min

Andreu Martínez, director de los Mossos d'Esquadra, ha admitido ante los sindicatos policiales que no preparó el dispositivo de seguridad del 1 de octubre para hacer frente a actos violentos.

Tanto él como el comisario jefe de la policía catalana, Miquel Esquius, han explicado que no esperaban disturbios como los vividos ante el Parlament en la conmemoración del 1-O, en el que los independentistas arramblaron con las vallas metálicas y atacaron a los agentes.

Reunión con los sindicatos

Estas declaraciones se realizaron en una reunión entre la cúpula directiva de los Mossos y los sindicatos. Los representantes de los trabajadores insistieron en la falta de planificación y el insuficiente operativo antidisturbios asignado en el aniversario del referéndum ilegal.

El encuentro se ha caracterizado por un ambiente de tensión, tal como han declarado fuentes de ambas partes. Los sindicatos han sido duros en las críticas hacia los directivos y han llegado a recriminarles que instrumentalizan el cuerpo policial al servicio de la política.

Insuficientes efectivos

Martínez y Esquius explicaron a los trabajadores que la información con la que contaban no apuntaba a la aparición de disturbios, que se saldaron con 43 heridos --la mayoría agentes--. Además, han apuntado que procedieron a reorganizar los efectivos que estaban de servicio ese día al detectar la presencia de grupos radicales durante la manifestación.

Sin embargo, los sindicatos apuntan a que el “error” viene de antes, es decir, de la insuficiente cantidad de efectivos en las calles durante el lunes. Además, apuntan que no fue cauto permitir que los manifestantes independentistas accedieran al parque de la Ciudadela, en el que se encuentra el Parlament. Los propios Mossos d'Esquadra han recomendado en ésta y en otras protestas similares el cierre del recinto para garantizar la seguridad.