Menú Buscar
Agentes de los Mossos d'Esquadra durante el dispositivo tras la sentencia del 1-O / ALEJANDRO GARCÍA/ EFE

Mossos exigen dejar de ser el "arma arrojadiza" del Govern

Sindicatos de la policía autonómica admiten malestar y desamparo entre los agentes por "la caza de brujas" que ha emprendido el Ejecutivo de Torra

30.10.2019 00:00 h. Actualizado: 29.10.2019 23:08 h.
6 min

Malestar en el cuerpo de Mossos d'Esquadra ante el anuncio del Govern de emprender "la evaluación interna más grande que se ha hecho nunca de un operativo", en referencia a las actuaciones de los agentes durante los disturbios tras la condena a los líderes del procés. Desde los sindicatos denuncian que se utilice el cuerpo como "arma arrojadiza" y se cuestione la profesionalidad de los policías mientras nadie se ha preocupado por su estado de salud, pese a los heridos durante el dispositivo. 

Agentes de los Mossos d'Esquadra desplegados en el centro de Barcelona / CG
Agentes de los Mossos d'Esquadra desplegados en el centro de Barcelona / CG

Así, subrayan que el cuerpo siempre "ha estado fiscalizado en cada actuación que lleva a cabo". "Ya no hablemos de orden público", señala Fracesc Vidal, portavoz de USPAC, en referencia a efectivos de la Brigada Mòbil (BRIMO) y las Àrees Regionals de Recursos Operatius (ARRO). "Es un mecanismo habitual que se investiguen todas las intervenciones pero, con este anuncio, parece que se va a convertir en una caza de brujas que responde a presiones externas y no a un análisis en frío de los hechos, como normalmente se hace", apunta su homóloga en SAP-FEPOL Imma Viudes.

Presiones políticas

Presiones como cuando, la semana pasada, la CUP pidió en el pleno del Parlament la disolución de la BRIMO, o "como se pidió la expulsión directa de algunos agentes del cuerpo", detalla Viudes. Y es que, que algunos actores "sociales y políticos, cuestionen de manera constante la actuación policial, "incluso pidiendo la dimisión del conseller de Interior, Miquel Buch", parece que obedece, señala, "a la publicidad que se la ha dado". 

El consejero de Interior Miquel Buch y el presidente Quim Torra, en el Parlament / EFE
El consejero de Interior, Miquel Buch, y el presidente, Quim Torra, en el Parlament / EFE

Por su parte, Vidal recuerda que, pese a que al cuerpo no le toca meterse en política, entienden que "el Govern tiene que aprobar los presupuestos, y todos sabemos de quién dependen". Desde los sindicatos recuerdan además que Buch ha sido el único miembro del Ejecutivo de Quim Torra que ha dado la cara por ellos. 

Arma arrojadiza 

Tanto desde SAP-FEPOL como desde USPAC señalan que esta situación, la de "ser utilizados como arma arrojadiza por todos los sectores políticos", se ha repetido durante los últimos años. "Hemos pedido muchas veces, tanto al Govern, como a la oposición, que dejen en paz al cuerpo y que no intenten hacer política con los Mossos. Nosotros somos policías, hacemos nuestro trabajo, y que los políticos hagan el suyo", reclama Vidal, quien considera que la policía es "una golosina" en el debate catalán y pide que no se utilice. 

"Excepto el conseller Buch, que nos ha apoyado plenamente, el resto de actores ha cuestionado, una vez más, la presunción de inocencia de la mayoría de mossos y mossas durante las actuaciones. Parece ser que ésta brilla por su ausencia, pese a que somos el cuerpo más fiscalizado de España", reprocha Viudes, lo que genera "mucho malestar" entre los agentes. 

Agentes de los Mossos d'Esquadra el pasado lunes en La Jonquera / EFE
Agentes de los Mossos d'Esquadra el pasado lunes en La Jonquera / EFE

15 actuaciones bajo sospecha

Del anuncio que hizo este pasado martes la portavoz del Govern, Meritxell Budó, y el "primer análisis" de "15 actuaciones concretas bajo supervisión que pueden acabar con expediente, sanción o información reservada", desde los sindicatos se muestran favorables a que se ponga la lupa sobre ellas, como siempre se ha hecho. "Velamos por la seguridad pública, y durante estos días ha habido muchas actuaciones, que se investiguen es lógico", señala Vidal. Desde SAP-FEPOL apuntan que para determinar en cuáles ha habido mala praxis se tendrá que visualizar la secuencia completa y no basarse en un vídeo de 15 segundos "que no muestra el contexto". 

“Es, una vez más, un intento de dañar la institución, y creemos que ni los agentes que estaban allí, ni la propia institución, se lo merecen”, lamenta Viudes, quien recuerda que el debate se ha desviado de los auténticos protagonistas: "los violentos. Y esto nos sorprende y nos preocupa", señala. “Dejemos a los políticos hacer política y que ellos dejen a los Mossos hacer de policía”, exige Vidal.