Menú Buscar
Miquel Buch, consejero catalán de Interior, asegura que "yo puedo ser CDR" / EFE

Buch excluye al Gobierno del estreno de curso de los Mossos

La Consejería de Interior alega que Moncloa no invitó a los representantes autonómicos en el mismo acto el año pasado

05.10.2018 11:41 h.
4 min

El consejero catalán de Interior, Miquel Buch, ha excluido al Gobierno y al resto de representantes del Estado del acto de inauguración del curso académico del Instituto de Seguridad Pública de Cataluña (ISPC), donde se forman los Mossos d'Esquadra y las policías locales de la región. El departamento de Buch ha alegado que no ha invitado a ningún representante del Ejecutivo porque Moncloa "dio plantón" a los cargos autonómicos que quedaron en la estructura cuando se produjo la intervención en virtud del artículo 155 de la Constitución en 2017.

El acto ha tenido lugar hoy en la sede del ISPC en Mollet del Vallès (Barcelona). Al mismo, Interior no ha invitado ni a representantes del Gobierno, la Fiscalía, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), el Cuerpo Nacional de Policía (CNP) ni la Guardia Civil. La Consejería ha justificado su decisión con los argumentos de que en el mismo evento oficial el año pasado, el 20 de octubre de 2017, ninguna de estas instancias acudieron al mismo. Durante el acto se ovacionó al entonces mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, que sería cesado poco después por su papel durante la celebración del referéndum ilegal de secesión del 1 de octubre.

"Autocrítica constante"

Ante un auditorio desangelado por la falta de autoridades, Buch ha señalado que "se siente orgulloso" del cuerpo autonómico de seguridad y de los distintos entes de emergencias catalanes, que ha situado "entre los mejores de Europa". No ha esquivado el conseller las críticas por la falta de preparación de los Mossos d'Esquadra ante las algaradas callejeras que protagonizaron los independentistas antes y durante la celebración del primer aniversario de la consulta ilegal.

A este respecto, el consejero ha indicado que Interior "hace autocrítica permanente porque queremos ser los mejores, porque no vale la pena construir un país que dé pasos hacia atrás". En referencia a los Mossos d'Esquadra, el también diputado y exalcalde de Premià de Mar (Barcelona) se ha escudado en la "falta de herramientas" que dispone el cuerpo, que no estarían "a la altura de su profesionalidad". Con esta cita, Buch ha colocado las culpas sobre el tejado del Gobierno, en referencia a la aplicación del artículo 155 "que impidió desplegar estas herramientas".

Politización

El desplante de Buch con el resto de instancias del Estado no autonómicas de hoy ahonda en la polémica sobre la politización de los Mossos d'Esquadra. Efectivos del cuerpo han denunciado que las órdenes dadas durante algunas actuaciones policiales contra independentistas eran de carácter político más que operativas, lo que resultó en falta de agentes o intervenciones poco contudentes contra los manifestantes.

El ejemplo más palmario de estas situaciones se produjo el pasado 1 de octubre, cuando un cordón de agentes fue incapaz de contener a activistas de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) y éstos llegaron hasta las puertas del Parlamento catalán. Tras amenazar con ocuparlo, colocar pegatinas en las puertas o golpear la puerta, la policía regional cargó finalmente para disolver a los radicales.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información