Menú Buscar
Imagen de un agente de la Brigada Móvil de los Mossos d'Esquadra controlando una protesta independentista / EFE

Los Mossos denuncian "mala fe" y "falta de previsión" en el dispositivo del 21D

Los agentes detectan agujeros en la planificación de la seguridad y temen "un nuevo 1-O" durante el Consejo de Ministros en Barcelona

19.12.2018 13:53 h.
5 min

Los Mossos d'Esquadra han denunciado "mala fe" y "falta de previsión" que detectan en el dispositivo policial que protegerá la reunión del Consejo de Ministros de Barcelona el viernes, 21 de diciembre. Los agentes han verbalizado su preocupación desde la sede del Defensor del Pueblo, donde han entrado un escrito contra la "politización" que estaría intentando hacer el Gobierno catalán del cuerpo desde el referéndum ilegal de secesión celebrado en Cataluña el 1 de octubre de 2017.

El sindicato CSIF ha alertado de que "a día de hoy, no tenemos directrices al respecto" ni saben qué agentes van a trabajar, porque no se han convocado. Todo ello pese a las manifestaciones convocadas contra la reunión gubernamental por parte del independentismo.  "No sabemos si es mala fe o falta de previsión de la Generalitat. No entendemos que por parte de la Generalitat no se haya trabajado con anticipación en un dispositivo que era previsible y se espera a la última semana. Para nosotros indica mala fe", ha indicado Juan José Torrente, secretario general de la agrupación en los Mossos.

Estas lagunas en la preparación del dispositivo por parte del Departamento de Interior generan riesgo de que ocurra algo similar al 1-O. "No queremos vernos inmersos en la misma polémica del año pasado". Según el efectivo, "estamos muy cansados, el cuerpo está roto y es culpa del Govern". 

"Politización"

Desde la sede del Defensor del Pueblo en Madrid, los funcionarios también han cargado contra los intentos de "politización" por parte del Gobierno catalán. Los agentes han acudido al organismo ante la supuesta voluntad de inclinarlos ideológicamente que estaría llevando a cabo el Ejecutivo catalán "desde el 1 de octubre de 2017", según ellos. Desde el organismo de defensa del ciudadano han reclamado "poder trabajar con absoluta neutralidad política".

El sindicato ha entrado la denuncia formal ante el Defensor. El escrito consigna un "intento de politización de sus funciones por parte del Gobierno de la Generalitat de Cataluña". Ello supondría, en opinión de Torrente, el "anormal funcionamiento" de la administración autonómica. Lo lee así el portavoz de la parte social por la "falta de voluntad negociadora, sus peculiares interpretaciones del ordenamiento jurídico vigente y su discutible lealtad institucional".

Protestas laborales

Cabe recordar que los Mossos d'Esquadra están en conflicto con el Gobierno catalán. Piden la equiparación salarial con los Bomberos de la Generalitat y la devolución de las pagas extra de 2013 y 2014. No obstante y según CSIF, el Ejecutivo autonómico está poniendo "trabas" a las negociaciones para llegar a un acuerdo. A ello se le suman los intentos del equipo de Quim Torra de purgar el cuerpo de agentes que él cree no aptos para el servicio, una intentona que tuvo que frenar ante la oposición de sindicatos, oposición y su propio consejero de Interior, Miquel Buch.

El aviso de los agentes llega dos días antes de que se celebre una reunión del Consejo de Ministros en Barcelona. El encuentro gubernamental del 21D en la Ciudad Condal vendrá anticipada en el plano político por una reunión entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el president Quim Torra. No obstante, el viernes, los grupos independentistas radicales, como los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR), han convocado diversas protestas que podrían derivar en algaradas callejeras.