Menú Buscar
La Guardia Civil interviene en el polideportivo de Sant Julià de Ramis / EFE

Los Mossos han pedido ayuda a la policía y a la Guardia Civil a las 9 de la mañana

La policía autonómica reconoce que, siguiendo las consignas del TSJC, informó al resto de cuerpos de aquellos colegios en los que “no alcanzaban a actuar”

2 min

Sobre las nueve de esta mañana, los Mossos d'Esquadra han trasladado a la Guardia Civil y al Cuerpo Nacional de Policía (CNP) un listado de colegios electorales repartidos en Cataluña que, “por distintos motivos”, no lograban cerrar ni tampoco impedir la votación, ni la retirada de urnas”.

Así lo han reconocido a Crónica Global fuentes de la Direcció General de la Policía autonómica. No han concretado los motivos de tal imposibilidad pero todo parece indicar que se trataría de lo inabarcable del operativo montado por los organizadores del referéndum, suspendido por el Tribunal Conastitucional, y del contenido de determinados acuerdos verbales entre los agentes actuantes y los ciudadanos encerrados de madrugada en los colegios. “Trasladar esa información al resto de cuerpos obedece al mandato que recibimos de la sala civil y penal del alto tribunal”, aseguran las fuentes citadas.

Sin embargo, los mismos medios afirman que sin su conocimiento y para su sorpresa, antes de esa hora los agentes antidisturbios de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía, acompañados de agentes de paisano de las unidades de información, irrumpían de forma unilateral y por la fuerza en distintos colegios. “No nos los han comunicado. No sabíamos nada. Han actuado por libre”, dice esa fuente oficial.

Se defienden de las acusaciones

Los Mossos se han defendido de las acusaciones derivadas de sus actuaciones en los colegios donde se habían encerrado ciudadanos. “No es cierto que estemos actuando con pasividad sino, como ya explicamos al TSJC, lo estamos haciendo bajo los principios de congruencia, proporcionalidad y oportunidad”.

La policía autonómica ha cerrado más de 150 centros de votaciones y ha levantado centenares de actas . “No es incompatible hacer cumplir la ley y garantizar la seguridad ciudadana”, se ha insistido desde el departamento de Interior.