Menú Buscar
Imagen de archivo el expresidente de la Generalitat José Montilla / EUROPA PRESS

Montilla pide tras la sentencia un nuevo acuerdo para “reforzar el autogobierno”

El expresidente de la Generalitat cree que la sentencia del 1-O debe dejar paso ahora a la política con la “negociación y el pacto”

14.10.2019 18:07 h.
3 min

El expresidente de la Generalitat, José Montilla, reclama que se aproveche la nueva situación que se abre tras la sentencia del 1-O, dictada este lunes por el Tribunal Supremo. Tras pedir que “nadie se alegre” por las penas de prisión que deberá cumplir los dirigentes independentistas condenados, Montilla señala que se deberá entrar en una nueva vía, y que no quedará otra que un acuerdo para “reforzar el autogobierno”

Esa es una de la ideas centrales de Montilla, el primer político que habló de la “desafección” de la sociedad catalana cuando se alargaba la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut de 2006. Ahora, tras conocer la sentencia de Supremo, considera que todo debe pasar, primer, “por un pacto interior en Cataluña”.

Sin atajos para mejorar 

Según Montilla, la prioridad es que, en el interior de Cataluña, se interiorice que el autogobierno es lo más importante que se debe proteger, en un momento en el que la posibilidad de aplicar un nuevo 155 planea en la política española: “Nos mueve a todos nuestro compromiso con Cataluña, con su autogobierno y con la mejora del bienestar de la sociedad catalana. Sabiendo que para conseguirlo no hay atajos”.

José Montilla y Artur Mas, expresidentes de la Generalitat, en una imagen de archivo
José Montilla y Artur Mas, expresidentes de la Generalitat, en una imagen de archivo

Por ello, a juicio del expresidente, lo primero que se debería producir es la propia admisión del independentismo de su “fracaso”, al haber elegido una vía unilateral que ha derivado en la sentencia del Supremo. “Nunca más se debe caer en el error de creer que saltarse el marco jurídico es un buen camino”, añade Montilla.

No utilizar a los presos

Pero, ¿y ahora qué? El expresidente, que vivió personalmente los inicios de un movimiento que excluía a los no independentistas –como ocurrió en la manifestación del 10 de julio de 2010 cuando el propio Montilla tuvo que salir con la ayuda de los miembros de seguridad—entiende que sólo hay una vía: “Todo el mundo se debe convencer de que no hay otra vía que buscar un nuevo acuerdo para reforzar el autogobierno de Cataluña y los cambios necesarios en el ordenamiento constitucional”.

Esa es la apuesta de Montilla, aunque ha insistido en “el problema humano” que representa la sentencia del Supremo. Sin embargo, “lo mejor que podemos hacer a favor de los presos y de sus familias es no añadir más sufrimiento al sufrimiento. Los condenados no deberían convertirse ni en un ariete para la confrontación, ni en unos rehenes para la defensa o la crítica de una causa, por más legítima que esta sea”.