Menú Buscar
El presidente de Foment del Treball, Joaquim Gay de Montellà / CG

Montellà: "La intervención de Montoro era necesaria"

El presidente de Foment del Treball ha cuestionado las recientes movilizaciones independentistas y ha asegurado que "la sociedad catalana no es la que quiere lío en la calle"

2 min

El presidente de Foment del Treball, Joaquim Gay de Montellà, ha cuestionado las movilizaciones independentistas que estos días se han convocado en defensa del referéndum y contra los detenidos por la Guardia Civil. "La sociedad catalana no es la que quiere el lío en la calle", ha dicho el responsable de la patronal catalana. 

Respecto a la intervención de las finanzas catalanas decretada por el Gobierno, ha explicado que “conozco bien al ministro (de Hacienda) Cristóbal Montoro. Tiene oficio y técnica de sobra” y entiende que la medida aplicada responde a un proceso de “control de aspectos del gasto que no respetan la legalidad. El Tribunal Constitucional ha anulado una serie de leyes y las consecuencias ahora nos sorprenden ¿Desproporcionado? Seguramente era necesario, un daño colateral”.

Muchas sensibilidades

En una entrevista en el programa Converses de COPE Catalunya, Montellà se ha referido a las concentraciones independentistas de los últimos días y ha dicho que “nuestro país es tranquilo, no nos debemos dejar manipular por quien quiere lío”. A su juicio, “la sociedad catalana la compone mucha gente con muchas sensibilidades, no solo los que están en la calle”, ha añadido.

Respecto a la convulsa situación catalana, Montellà cree que “el populismo ha ahuyentado el catalanismo hacia la independencia”. Ha criticado a aquellas formaciones políticas que “buscan una situación fuera del marco legal”, algo que “nos sorprende y no nos gusta. Nuestro modelo es de respeto al orden establecido y eso nos hace poderosos”. Y gracias a ello, “España es uno de los cuatro pilares de Europa”.

El presidente de Foment ha hecho un llamamiento a “poner el contador a cero” y “recuperar el diálogo” a partir del 2 de octubre, es decir, después de la fecha señalada para el referéndum. Y antes de las próximas elecciones catalanas.