Menú Buscar
El concejal de la CUP Barcelona, Josep Garganté, con la camiseta de Ada Colau con orejas de Mickey Mouse / CG

Los ‘momentazos’ de Garganté en la política de Barcelona

El concejal de la CUP Barcelona abandona su escaño en el ayuntamiento pero continuará en el partido

4 min

Avisó de que a media legislatura dejaría su escaño en el consistorio barcelonés y así ha sido. El concejal del grupo independentista CUP Barcelona Josep Garganté anunció este viernes, 12 de mayo, de que ha llegado el momento de cederle el puesto a otro. Por ese motivo, los cupaires han iniciado un proceso de relevo de cargos políticos, ya que también dejarán sus puestos otros consejeros de distritos y miembros del secretariado municipal del partido.

Garganté, que asistirá a su último Pleno el día 26 de mayo, ha sido el concejal más polémico del consistorio. Antes de formar parte del partido independentista más radical de Cataluña, fue condenado por romper una cámara de la televisión de Cataluña, TV3, que estaba grabando piquetes durante la huelga general del 29 de septiembre de 2010.

Coacción a un médico

Tan solo un par de años después, fue juzgado de nuevo por un delito contra la intimidad y el honor de un alto cargo de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), y de revelación de secretos por difundir una conversación de éste con un trabajador de la empresa sancionado de empleo y sueldo.

Pero no fueron los únicos casos judiciales en los que ha estado implicado. En abril de 2016, fue a juicio por coaccionar, presuntamente, a un médico del Centro de Urgencias de Atención Primaria (CUAP) Perecamps. Pidió al facultativo que modificara un informe sobre las lesiones de un mantero con el fin de atribuirlas a una agresión de la Guardia Urbana.

El concejal cupaire no ha pasado desapercibido en muchas de las manifestaciones, huelgas y protestas que se han convocado en la capital catalana, apoyando a colectivos como el top manta o los mismos okupas. Fue en una de las convocatorias del colectivo antisistema cuando Garganté desoyó a los mossos d’esquadra que intentaban avanzar la línea policial para ampliar el cordón que rodeaba el local okupado Banc Expropiat. El concejal intentó sobrepasar la línea y, tras varios avisos de los agentes, recibió un porrazo en la pierna, por lo que denunció al policía posteriormente.

Guillotina al Rey

Otro de los momentazos de Garganté fue cuando apareció en un Pleno del Ayuntamiento de Barcelona en bañador y con una camiseta con la cara de Ada Colau con orejas de Mickey Mouse. Lucía, además, las siglas prohibidas ACAB (All Cops Are Bastard) con su significado propio: Ada Colau Alcaldesa de Barcelona.

Pero si hay algo que el independentista haya repetido hasta la saciedad es su odio hacia el Rey. Ha roto su fotografía en varias ocasiones –incluso en mitad de un Pleno--, la ha quemado, la ha colgado del revés en la puerta del grupo municipal y le ha cortado la cabeza con una guillotina de papel.