Menú Buscar
Artur Mas, líder de JxCat que podría liderar el timón al centro / PDECAT

Los moderados de JxCat preparan un giro al centro

Las causas del hundimiento postconvergente tienen que ver con la creación de la Crida, la falta de discurso político y la batalla entre familias

3 min

Dos derrotas maquilladas en dos meses, así se podrían resumir los resultados electorales de Junts per Catalunya en las elecciones generales y municipales. La formación heredera de Convergència sacó, en ambos casos, los peores resultados de su historia y, por eso, los moderados preparan un "golpe de timón" para evitar acabar "al borde del precipicio".

Fuentes del sector moderado de la formación postconvergente –según publica El Periódico– aseguran que sus votantes les están abandonando tras verse desorientados por operaciones como la Crida y su independentismo más radical. La dirección del PDeCAT es un auténtico Frankenstein en el que malviven dirigentes de uno y otro sector. 

Marca Puigdemont

Lejos de lo que pensaban en el partido, Puigdemont es una marca que funciona por sí sola para sus propios intereses pero que no reporta beneficios al partido. Eso se ve claro en el contraste entre las europeas y las municipales, puesto que mientras Puigdemont fue la lista europea más votada en Cataluña, su partido fue tercera fuerza –por detrás de ERC y PSC– en las municipales. 

Los cargos fieles a Puigdemont eluden toda autocrítica, mientras el hartazgo de los moderados se acentúa por las decisiones forzadas como consecuencia del impacto emocional de los presos y de Puigdemont con ausencia total de discurso político en europeas y municipales. Estos mismos sectores definen a la Crida como una "fantasmada" y un "instrumento fallido que se está deshaciendo". 

Pactos con el PSC

El partido cuenta con perder tres de las cuatro diputaciones –Lleida y Tarragona de la mano de ERC, y Barcelona a manos del PSC– y solo conservarían Girona. "Hemos resistido allí donde nuestros alcaldes han hecho campaña con un mensaje municipalista", como en Reus, Figueres o Tortosa. 

La dirección quiere acabar con las órdenes que llegan desde Barcelona para frenar cualquier diálogo con el PSC por ser un partido "del 155". "Eso se ha terminado, en cada ayuntamiento haremos lo que nos convenga", asegura una fuente del PDeCAT

'¿Pas al front?'

Del pas al costat de Artur Mas a un posible pas al front. Consideran que el expresidente puede ser quien "recosa" el partido y se enfrente a Puigdemont. La revolución interna es urgente puesto que "si mañana se convocan elecciones catalanas, nos desharíamos". 

La voluntad de estas bases es la de asumir el nombre JxCat y aunar a todos los sectores, puesto que consideran que "estamos tan mal que no sobra nadie". Eso sí, tienen que asumir que en las próximas elecciones el espacio se ha reducido, pero estará reunificado ante el palpable riesgo de escisión. 

Destacadas en Política