Menú Buscar
Refugio de Ensija (Barcelona), que guarda Xevi Generó, presunto acosador de Mireia Boya / CG

Aquí se refugia el presunto acosador de la 'cupaire' Mireia Boya

Xevi Generó, quien se enfrentó agriamente a la exdiputada de la CUP hasta lograr su salida, se aleja de los antisistema a 2.000 metros de altura

01.06.2019 20:30 h.
7 min

Es el dulce retiro del presunto acosador psicológico de Mireia Boya. Xevi Generó, exmiembro de la dirección de la CUP, vive un discreto retiro a 2.000 metros de altura. Fue él, aunque el partido lo tapara, quien se enfrentó agriamente a la exdiputada en el Parlamento catalán hasta lograr su salida de la cúpula.

Xevi Generó (d), señalado internamente en la CUP por el presunto acoso psicológico a Mireia Boya / CG

Xevi Generó (d), señalado internamente en la CUP por el presunto acoso psicológico a Mireia Boya / CG

Dos meses después del estallido del caso Mireia Boya, que generó una ola de críticas a la CUP por lidiar con el presunto asedio laboral de forma opaca y sin arropar a la presunta víctima o denunciante, tal y como denunciaron varios grupos locales, Generó guarda un discreto silencio. Contactado por este medio, su entorno explica que el exactivista se dedica a tiempo completo a su desempeño profesional como guardia de montaña del Refugi d'Ensija, a 2.100 metros de altitud y a 150 kilómetros de Barcelona. Inquirido telefónicamente, el montañero radical prefiere no hablar del caso. "Consúltalo con las fuentes oficiales, por favor", responde antes de colgar.

Oficialmente, el caso ha recalado en la Comisión Feminista de la CUP. Nada se sabe del mismo dos meses después, pese a que provocó la salida de la entonces portavoz de la cúpula de los radicales. El partido siempre anunció que lo abordaría con "voluntad reparadora". Lo cierto es que la supuesta víctima está fuera y, el presunto agresor, desvinculado del partido por voluntad propia.

Desvinculado

El silencio de Generó y, también, de la CUP, no esconden alguna aristas que sobresalen del velo de opacidad. El activista ha caído misteriosamente de las listas del partido. Concurrió a las elecciones municipales de 2011 y 2015 en Manlleu (Barcelona), su localidad natal, si bien en puestos de cierre, nunca como cabeza de cartel. En los comicios locales del domingo, 26 de mayo, el nombre del montañista ya no figuraba en la candidatura. Tampoco se encuadra ya el guarda de refugio en la dirección de los antisistema, de la que formó parte durante años hasta que se renovó el órgano de gobierno en 2018.

Xevi Generó (d), guardia del refugio de Ensija, en la provincia de Barcelona, y salpicado por el 'caso Boya' / TWITTER

Xevi Generó (d), guardia del refugio de Ensija, en la provincia de Barcelona, y salpicado por el 'caso Boya' / TWITTER

Curiosamente, su supuesta víctima, Mireia Boya, tampoco figura en el vértice de poder de los anticapitalistas. Lo dejó el pasado 29 de marzo de forma fulminante y sorpresiva al anunciar que había sufrido asedio "continuo" por parte de un miembro de la misma. Se fundamentaba este supuesto acoso, agregó al exelecta en la cámara autonómica, en un comportamiento "agresivo y con roles de poder" hacia su persona.

Muchos la apoyaron, como Jéssica Albiach, líder de Catalunya en Comú (CeC) en el Parlament; la electa Jenn Díaz (ERC) o la exconsejera huida y delegada del Govern ante la Unión Europea (UE) Meritxell Serret; pero no todo el mundo en la CUP. En la sempiterna división en los separatistas, cargos y militantes de la corriente enfrentada a Boya, la representada por Endavant, cargaron contra ella.

Generó, Vehí... y Anna Gabriel

Si bien la pugna personal, laboral o política entre Boya y Generó ha acabado con los dos cupaires lejos de Barcelona --el montañero, en el refugio de Ensija, y Boya, como candidata de Aran Amassa al Consejo General del Valle de Arán--, sí continúan activos otros dos miembros de la CUP salpicados por el caso Mireia Boya. Uno de ellos es Mireia Vehí, miembro del secretariado nacional y activista cuyo nombre sonó como alcaldable por Barcelona. Finalmente, se impuso el tiqué formado por Anna Saliente y Jordi Magrinyà, que no logró representación el 26M.

Anna Gabriel, una de las formantes del presunto 'cuadrado de acoso' a Mireia Boya en la CUP / CG

Anna Gabriel, una de las formantes del presunto 'cuadrado de acoso' a Mireia Boya en la CUP / CG

El otro nombre del cuadrado en el que se habrían generado los abusos de poder, siempre según la versión de Boya y de fuentes del secesionismo, es Anna Gabriel. Antes de su huida a Ginebra (Suiza). La exdiputada en el Parlamento catalán y también exmiembro del secretariado nacional cerró filas, según han explicado las voces consultadas, cuando Generó y Vehí apretaron salvajemente las tuercas a Mireia Boya más de lo política y humanamente aceptable. Su permanente influencia en el entorno de los independentistas ha contribuido a enfriar la crisis del acoso psicológico, de la que públicamente no se sabe nada.

Lo factual es que cuando Boya denunció el presunto acoso, otras mujeres excargos de la CUP, como la que fuera también diputada Pilar Castillejo o la extrabajadora por cuenta del partido Liliana Vilanova se sumaron a apuntar indicios de acoso delictivo dentro del partido, sin que se hayan comunicado los resultados de las supuestas pesquisas internas. Apuntó esta última, sin nombrarlos, a Generó y Vehí. ¿Qué esconden los radicales? Xevi Generó, a 2.000 metros de altura, podría tener esa respuesta.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información