Menú Buscar
Millo insiste en que la DUI "iba en serio" y las defensas tratan de desmentirlo

Millo insiste en que la DUI "iba en serio" y las defensas tratan de desmentirlo

El exdelegado del Gobierno en la Generalitat recuerda aquel otoño caliente antes de que el 155 enfriara la situación: "Nadie en Cataluña pensó que era simbólica"

05.03.2019 13:33 h.
4 min

El exdelegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, ha sido el testigo que ha avalado con más claridad el relato de la violencia con la que se apoya la Fiscalía para acusar a los exidirgentes y activistas nacionalistas por rebelión en el Tribunal Supremo. Además, ha revalorizado la proclamación de independencia después de que los acusados lo diluyeran a una mera declaración política. "La DUI no fue una broma, iba en serio", ha dicho en sintonía con la declaración ante el juez de la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría.

Las defensas han intentado matizar tanto la violencia de la que ha hablado el dirigente del PP como la importancia de DUI. El letrado de Joaquim Forn, Xavier Melero, le ha inquirido si "las autoridades del nuevo Estado [catalán] le comunicaron el hecho formal de la declaración", lo que el testigo ha respondido que "no": "Igual consideraban que yo no era muy importante ya", ha remachado.

Millo ha intentado refrescar la memoria de aquel otoño caliente en Cataluña que la aplicación del artículo 155 de la Constitución enfrío: "Nadie en Cataluña pensó que era simbólica", ha recordado.

Sobre las amenazas 

El abogado de Junqueras y Romeva, Andreu Van den Eynde, ha abordado el tema de la violencia cuando le ha preguntado, con sorna y ante el reprensión del juez Manuel Marchena, "cuántos muertos" hubo el 20 de septiembre. "El 20 de septiembre, ¿cuántos heridos o cuántos muertos hubo delante de la Consellería".

Asimismo, le ha pedido explicaciones por las amenzas de muerte que recibió, como la pintura en la pared donde le querían muerto. Millo ha contestado que "le puedo hablar de las amenazas a mi persona, a mi familia a mi esposa y a mis hijos". "Mi hija fue a limpiar la pintada contra mi persona en Tarragona, donde viví durante años", ha relatado. 

"El 1-O se impuso la línea política"

Sobre la Junta extraordinaria de Seguridad, Millo ha dicho sobre el entonces mayor de los Mossos d'Esquadra: "El señor Trapero no contradecía la posición del Gobierno y nos dejaba entender que el cuerpo que él dirigía siempre había cumplido con los mandatos judiciales y esta vez lo haría. Creo que se impuso la línea política por encima del criterio profesional. Hay grandes profesionales en los Mossos pero se produjo una quiebra".

A este respecto ha dirigido la responsablidad de no evitar la votación al Ejecutivo catalán y algunos de los miembros de la cúpula de la policía autonómica. De nuevo, ha explicado que pidió "perdón" a los ciudadanos "de buena fe" que fueron a votar engañados por el Govern. Pidió perdón "pero es lo que debió haber hecho Puigdemont", ha matizado.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información