Menú Buscar
La ANC tuvo una presencia destacada en la manifestación en defensa de los derechos sociales celebrada a finales de mayo en Barcelona.

Miles de personas salen a la calle en Barcelona en un clamor por los derechos sociales

La manifestación reclama además “trabajo digno y democracia real” y claman contra la anulación del Constitucional del plan de pobreza energética, sin mensaje independentista

Redacción
2 min

Miles de personas han salido este mediodía a la calle en Barcelona para reclamar un “trabajo digno, derechos sociales y democracia real”, uno de los lemas de la movilización convocada tras la anulación del Tribunal Constitucional del decreto catalán de pobreza energética. 

Más de 60 entidades de todo tipo han participado en su organización. Desde los principales sindicatos catalanes, CCOO y UGT, a organizaciones como la Federación de las Asociaciones de Vecinos o la plataforma de usuarios Adicae. También ha contado con la presencia y el apoyo de todos los partidos políticos del Parlamento catalán excepto PP y Ciudadanos.

Acento social

Las dos principales entidades soberanistas de Cataluña, Òmnium Cultural y la ANC, han participado en el acto, que ha criticado la anulación del Constitucional de varias normas catalanas pero sin mensaje independentista. En lena precampaña, las organizaciones sociales pusieron el acento en propiciar que la protesta no se convirtiera en un acto político

Lo importante era dejar claro la fractura social que existe tras la crisis y, tal y como decía otro de los lemas de la manifestación, que los derechos no se suspenden. “Ninguna ley, gobierno o tribunal puede atacar los derechos de los más vulnerables”, manifestó el presidente de Asociaciones Vecinales de Cataluña (Confavac), Jordi Giró, al leer el manifestó en Pla de Palau, a pocos metros del Parlamento catalán.

Derechos sociales

El escrito incidía en que los derechos sociales son la base de un país mejor donde todos los ciudadanos suman. Ha recordado las leyes que había anulado el alto tribunal y se ha hecho referencia al derecho a una vivienda digna, trabajo, sanidad, educación y medio ambiente no contaminado para todos los ciudadanos.

El conteo de participantes en la protesta cambió mucho. Fuentes municipales aseguraron que había 8.000 personas, mientras que los organizadores de la manifestación elevaron la cifra hasta las 60.000.