Menú Buscar
Rosa María Mateo, administradora de RTVE, durante una comparecencia en el Congreso de los Diputados / EFE

Mediapro aumenta su influencia en la RTVE de Rosa María Mateo

El Sindicato Independiente denuncia que la pretendida 'catalanización' del centro de Sant Cugat solo se refleja en nuevas contratas para el holding de Jaume Roures

29.01.2019 10:17 h.
3 min

Los planes de la dirección de TVE de ampliar la oferta en catalán de su centro de Sant Gugat se quedan en agua de borrajas. Al menos, es lo que piensan sus trabajadores.

Desde el punto de vista de la plantilla, la única catalanización de la programación del ente público pasa por entregar más negocio a Mediapro, el conglomerado audiovisual del magnate catalán Jaume Roures.

No es potenciación

El Sindicato Independiente (SI) de RTVE ha expresado su malestar con la nueva dirección de Rosa María Mateo, administradora única provisional del ente, a la que acusa de decir una cosa y hacer otra en lo que se refiere al centro de producción de Sant Cugat, que es como se califica en la jerga interna a las instalaciones de TVE en San Cugat.

Desmienten el mensaje de potenciación de Sant Cugat que se iba a anunciar este año durante la conmemoración de los 60 años de la inauguración del centro catalán, que durante años estuvo en los estudios de Miramar, en Montjuïc. Un bluf en palabras del sindicato.

15 personas más

Contrariamente a lo que se ha dicho oficialmente, Sant Cugat contará con una ampliación de plantilla de 15 personas como mucho, que trabajarán en un nuevo programa matutino que estará en manos de una productora exterior.

También se harán dos o tres programas semanales, que también estarán a cargo de productoras ajenas a la estructura de la corporación; así como el doblaje al catalán de algunos documentales.

El caso de 'Órbita Laika'

El SI llama la atención sobre lo que considera más importante, que Sant Cugat pierde carga de trabajo, y a favor de quién sucede. Por eso expone el caso del programa de éxito Órbita Laika, un espacio que la temporada pasada se hacía desde Barcelona y que ahora pasa a realizarse fuera de Cataluña. Además, la dirección de RTVE le ha encargado la producción a la compañía K2000, una filial de Mediapro que ya había lo hecho en su primera temporada: 2014-2015.

Para este sindicato, la operación tiene que ver con la presencia de Podemos en el consejo de administración del ente, donde cuenta con cinco de sus 10 miembros.