Menú Buscar
Los votantes del 'sí' a la independencia celebran la DUI durante el pleno del Parlament del 27 de octubre / EFE

Una mayoría cree que el 'procés' acabará sin avances tras el 21D

Un 21% confía en la apertura de un proceso de diálogo entre la Generalitat y el Gobierno, mientras un 15% está convencido de que el fin será la independencia

5 min

La sociedad catalana parece moverse entre la resignación y el escepticismo a la hora de anticipar un desenlace al proceso soberanista tras el artículo del 155 y de las elecciones del 21D en la comunidad autónoma.

Un sondeo de GAD3 para La Vanguardia indica que el 41% de los encuestados ve previsible tras los comicios una vuelta a la legalidad autonómica, sin avances en el autogobierno.

Tan solo un 21% confía en la apertura de un proceso de negociación entre la Generalitat y el Gobierno central para resolver el conflicto. Un porcentaje aún menor, un 15%, se muestra convencido de que el final del procés, será la independencia a corto plazo. También entra dentro de algunos consultados un escenario de suspensión de la autonomía, así lo creen un 9% de los ciudadanos.

Ese pesimismo se extiende a los votantes soberanistas. Un 20% de los de Esquerra o la CUP y casi un 40% de los del PDECat se muestran convencidos de que el proceso soberanista acabará con una vuelta automática a la legalidad autonómica y que no registrará cambios a corto plazo.

El diálogo, el deseo prioritario

Opinión distinta presenta la sociedad catalana. Los deseos mayoritarios son encontrar un espacio de diálogo para que se resuelva el conflicto. Así lo comparte un 36% de los encuestados.

Una cuarta parte de la ciudadanía catalana daría por buena una recuperación de la legalidad autonómica tras los comicios. La preferencia por una negociación para resolver el conflicto alcanza, por un lado, a numerosos votantes de ERC (22%) o del PDECat (31%), pero también de Cs (27%) o del PP (18%). Ciertamente, los más partidarios de una salida negociada del conflicto siguen siendo los electores del PSC (54%) o CatComú (60%).

Afectación en la sociedad

En lo que hay un mayor grado de coincidencia es en la percepción de que el proceso soberanista ha afectado a la convivencia en Cataluña. Hasta casi un 68% responde afirmativamente a esa cuestión, aunque cerca de un 29% no aprecia ningún impacto sobre la cohesión de la sociedad catalana.

Sin embargo, la mitad de los votantes de Esquerra o de la CUP admiten que el proceso soberanista ha afectado a la convivencia, un porcentaje que se reduce a un tercio de los electores del PDeCAT. Esa percepción se dispara por encima del 90% entre los electores de Cs, PSC y PP, y únicamente se reduce por debajo del 70% entre los votantes de CatComú.

En cualquier caso, las opiniones negativas también se imponen a la hora de realizar un balance de los cinco años de proceso soberanista. Más del 58% de los consultados cree que Cataluña ha salido perdiendo, mientras que sólo un 27% aprecia beneficios durante esa etapa. Cifras similares se registran con relación a la imagen exterior de Cataluña. Un 55% cree que ha empeorado como consecuencia del proceso, frente a un 31% que piensa que ha mejorado.

Continuidad en la UE

Las opiniones negativas vuelven a crecer con respecto a la continuidad de una Cataluña independiente en la Unión Europea. Más del 61% de los consultados creen que la salida sería automática tras la independencia, frente a un 27% que descartan ese desenlace.

Un 40% de todos los votantes soberanistas admiten que una Cataluña independiente quedaría fuera de la UE y esa tasa supera el 90% entre los del PSC o C’s.

Si estas percepciones tienen algo que ver con la sensación dominante sobre el partido que ha liderado el proceso es una pregunta sin respuesta. Lo cierto es que la CUP aparece como la formación más destacada, sólo por detrás de la respuesta que incluye a todos los partidos independentistas (y que ofrece un 42% de los consultados). Para más del 26%, la CUP ha sido el partido que más ha condicionado el proceso, seguido por Esquerra (12%) y el PDECat (6%), una correlación paradójica si se tiene presente que este último partido ha ostentado la presidencia de la Generalitat.