Máxima presión empresarial y política para que Arrimadas presente moción contra Torra

La medida no prosperaría, pero permitiría ahondar en la fractura independentista, visualizar un gran proyecto de gobierno alternativo y obligaría al resto de las formaciones a posicionarse

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, e Inés Arrimadas / FOTOMONTAJE DE CG
11.10.2018 00:00 h.
7 min

La presión para que Inés Arrimadas presente una moción de censura contra el presidente Quim Torra es máxima. Y no viene motivada solamente por motivos políticos. Sectores empresariales consultados por Crónica Global, preocupados como no podía ser de otra manera por la situación de bloqueo institucional, apuntan en esta dirección. Saben que la líder de la oposición no cuenta con una mayoría garantizada para que esa medida prospere, pero creen necesario aprovechar la minoría parlamentaria que ahora tienen los independentistas para visualizar la inestabilidad existente tanto a nivel parlamentario y gubernamental.

No habían transcurrido ni 24 horas desde que se produjo la fractura entre Junts per Catalunya y ERC cuando las voces a favor de esa moción comenzaron a sonar. Especialmente en ámbitos mediáticos y políticos madrileños donde se tiene muy presente que Cs ganó las elecciones del pasado 21D, algo que no sucede de igual manera en Cataluña, donde la suma de fuerzas independentistas ha ninguneado esa victoria.

La mayoría secesionista

Sin embargo, esa mayoría secesionista ya no existe, por obra y gracia de la estrategia de desgaste de ERC ordenada por Carles Puigdemont desde Waterloo. De ahí que vuelva a sonar con fuerza la posibilidad de una moción que requiere de un candidato y de un proyecto de gobierno alternativo sometido a debate y votación en el Parlament.

No es la primera vez que las fuerzas constitucionalistas exploran esta fórmula ante el desafío independentista. Durante el mandato de Carles Puigdemont, Arrimadas tanteó a PP y PSC con la intención de convocar elecciones de forma inmediata si prosperaba, pero estas formaciones le dieron la espalda. Posteriormente, tras la victoria de Cs en las elecciones del 21D con 36 diputados, fue el PP el que instó a Arrimadas a presentar la moción, pero la dirigente catalana se negó, consciente de que no lograría sumar.

La inacción de la formación naranja

Hace meses que la sociedad civil que apoyó a Arrimadas denuncia la inacción de la formación naranja. Reclaman gestos reales, no agitación de banderas, e intuyen que la líder catalana de Cs tiene un escaso margen de maniobra debido a la estrategia de confrontación que mantiene Albert Rivera para erosionar al presidente Pedro Sánchez y fagocitar al PP. Ha faltado, según estos sectores empresariales, un gran acto que visualice el músculo social de Cs. Sin embargo, los últimos eventos organizados por esta formación con motivo de la Diada o, más recientemente, el protagonizado por Rivera en la plaza Sant Jaume bajo el lema “No a la violencia; sí a la Constitución" junto a la plataforma España Ciudadana, no han sido masivos. La candidatura de Manuel Valls como alcaldable por Barcelona, que cuenta con importantes apoyos en el sector empresarial, es un activo que Cs tampoco ha gestionado bien.

Son precisamente los populares quienes más han insistido en las últimas horas en la necesidad de que Arrimadas presente una moción de censura. Lo han hecho tanto a nivel nacional como autonómico. El presidente del partido, Pablo Casado, aseguró en el Congreso que “estamos ante una oportunidad histórica y no podemos dejarla pasar. Es momento de presentar una moción de censura". En la misma línea, el diputado y candidato a liderar el PP catalán, Alejandro Fernández, invitaba a Cs ha impulsar esa medida durante el pleno que se celebraba en el Parlament --Arrimadas no estaba presente por encontrarse indispuesta--.

"El PP va muy perdido, por eso están en el grupo mixto"

El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, pasó al contraatataque. “El PP, como siempre, va muy perdido en Cataluña. Por eso están en el grupo mixto y nosotros ganamos las elecciones. Casado no se ha enterado de que hacen falta 68 diputados para ganar la moción, 68 que no tenemos ni aunque los comunes y el PSC votaran a favor. Presentar una moción que está perdida de antemano solo reforzaría al independentismo”.

El dirigente de la formación naranja cree que el PP “peca de inexperiencia en un tema que es muy serio para España. Da un poco de sonrojo ver a los populares dando consejos a Ciudadanos sobre Cataluña”. En este sentido, ha asegurado que “sin el PP, Torra y Puigdemont no estarían donde están. Sería bueno que antes de dar consejos a los que llevamos toda la vida combatiendo el separatismo ofreciese disculpas”.

"Ahondar en la fractura independentista"

Pese a ello, Arrimadas tiene en su mano la posibilidad de generar un gran debate en la Cámara catalana en el que no contará con apoyos suficientes para que triunfara una alternativa de gobierno a Torra, pero sí reafirmarse como candidata ante un posible adelanto electoral. A riesgo, no obstante, de que el independentismo se reagrupe, ahora que JxCAT, ERC y CUP mantienen posiciones muy alejadas.

"La moción permitiría ahondar en la fractura independentista, visualizar un potente proyecto de gobierno alternativo y obligaría al resto de las formaciones a posicionarse. Aunque pierda”, asegura a este diario un prohombre del mundo de los negocios. Pero subraya que, para ello, Cs debería "preparar muy bien una hoja de ruta potente y realista, que incluya medidas muy trabajadas en el terreno económico y social. Tienen capital humano y académico para hacerlo".

¿Quiere hacer un comentario?