Màxim Huerta dimite como ministro de Cultura y Deporte

Una semana después de su nombramiento, se ve obligado a dejar el Gobierno tras conocerse que defraudó a Hacienda 218.000 euros hace diez años

Màxim Huerta dimite como ministro de Cultura y Deporte
13.06.2018 17:59 h.
3 min

Màxim Huerta (Utiel, Valencia, 1971) ha presentado su dimisión como ministro de Cultura y Deporte. El periodista ha tomado la decisión tras el escándalo generado al trascender públicamente que defraudó a Hacienda 218.322 euros en los años 2006, 2007 y 2008.

Inicialmente, el ya exministro se defendió argumentado que tenía "todas las obligaciones tributarias al corriente desde hace 10 años" y asegurando que sus problemas con el fisco no le planteaban "ninguna deuda moral, ni conflicto", y descartó dimitir. Sin embargo, las peticiones de dimisión de la mayoría de los partidos de la oposición --incluidos los que apoyaron a Pedro Sánchez en su moción de censura contra Rajoy-- que se han venido produciendo a lo largo del día le han hecho perder la confianza del presidente y no ha tenido más remedio que darse por vencido.

365.938 euros en total

Huerta fue condenado en dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) emitidas en mayo de 2017 por deufraudar 218.322 euros a Hacienda entre los años 2006 y 2008.

La suma total de la multa impuesta fue de 365.938 euros por tres sanciones de carácter administrativo, incluyendo liquidación, multa e intereses de demora. Además tuvo que abonar los costes de los dos juicios, un total de 4.840 euros. Al no sobrepasar los 120.000 euros en ninguno de los ejercicios investigados, el ya exministro no llegó a ser condenado por fraude fiscal, según avanzó El Confidencial.

Cargos al impuesto de sociedades

La inspección que realizó Hacienda al entonces presentador de televisión concluyó que, entre esos tres ejercicios fiscales, habría facturado un total de 798.521 euros a través de Almaximo Profesionales de la Imagen SL, sociedad de la que era único accionista y administrador. De este montante, se dedujo como gastos por actividades artísticas (injustificadas, según la sentencia del tribunal, pues incluían hasta los gastos de su casa de la playa) 43.770 euros en 2006, 80.481 en 2007 y 24.451 en 2008, lo que suma un total de 148.702 euros.

Por servicios profesionales o rendimientos del trabajo, Huerta declaró 147.465 euros entre 2006, 2007 y 2008. De los ingresos totales de los tres años tributó a través del IRPF únicamente 21.860 euros. Según consta en las dos sentencias del TSJM, el ministro Huerta engrosó “indebidamente” el montante de gastos y eludió “los tipos impositivos progresivos y más elevados de IRPF”. El impuesto de sociedades es del 25%, mientras que el del IRPF llegaría en este caso al 48%.

¿Quiere hacer un comentario?