Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

[VÍDEO] Estupor en las redes con el complot de los "1.714 miles" de mascarillas

Alud de críticas y cachondeo contra la "paranoia" de la Generalitat de Cataluña con la fecha del 1714 y los tapabocas contra el coronavirus

7 min

El Govern ha encendido la política catalana y las redes sociales con su teoría de que las 1.714.000 mascarillas contra el coronavirus enviadas por el Gobierno para repartir a partir de mañana, martes 14 de abril, buscan "provocar" a la ciudadanía. Usuarios de las plataformas y la oposición en Cataluña han cargado contra el "fanatismo" del equipo de Quim Torra al frente de la Generalitat y han afeado su "paranoia" por vincular el 1714, fecha de la capitulación de Barcelona en la Guerra de Sucesión, y el material protector.

Una de los que ha alertado de ello ha sido Inés Arrimadas, presidenta de Ciudadano y portavoz del partido en el Congreso, además de ex jefa de la oposición en Cataluña. "Ni siquiera ante una crisis sanitaria sin precedentes que se ha cobrado la vida de 3.538 catalanes los políticos nacionalistas son capaces de aparcar su obsesión identitaria. Aquí un consejero del Gobierno Torra relacionando la llegada de mascarillas con 1714. Vergüenza ajena", ha manifestado.

Jorge Soler, diputado de Ciudadanos y su representante en la Comisión de Salud del Parlamento catalán. "Con la de muertos que hay en Cataluña y los consellers se dedican a anunciar que hay números ofensivos para los separatistas y, como siempre, a retorcer la historia", ha lamentado el electo naranja. Alejandro Fernández, presidente del PP catalán, ha avisado de que "esto no puede estar pasando". Por su parte, el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Óscar Ramírez, ha criticado a su vez que las palabras de Miquel Buch --que ha defendido la conspiración-- "son nacionalismo". Según el electo, "estamos en manos de gobernantes sectarios e irresponsables. Con lo q no se juega es con la crisis sanitaria. Las mascarillas son insuficientes, pero la cifra no es nefasta por el número, lo es su extremismo conseller Buch".

Críticas desde ERC, CeC y el entorno convergente

La supuesta trama de las mascarillas como agravio a la ciudadanía de Cataluña que ha defendido el consejero Buch ha sublevado al entorno del Govern. Ha cargado contra esta teoría el propio Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso de Diputados. "No, no es el Polònia", ha tuiteado el electo en la cámara baja en referencia al programa homónimo de humor en TV3.

También se ha sumado a la polémica la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien ha valorado que "lo último que necesita una emergencia sanitaria es que haya fanáticos entre los responsables políticos que la deben gestionar. Los catalanes y las catalanas no merecemos pasar esta vergüenza ajena. Se impone una rectificación del Govern", ha pedido Colau en Twitter.

De hecho, el malestar por la supuesta motivación ideológica del envío de 1.714.000 cubrebocas quirúrgicos contra el SARS-CoV-2 a Cataluña ha permeado en el entorno postconvergente. Toni Aira, uno de los intelectuales de cabecera de este espacio, se ha preguntado si "alguien en el Govern no debería haber visto hace semanas que estas ruedas de prensa duelen más que ayudan". Según el también tertluano, el daño "no es solo a sus protagonistas, sino sobre todo a la imagen de la institución y a la moral de la ciudadanía, que está ya suficientemente tocada como para encima tener que aguantar esto".

Buch aseguró que "no es una coincidencia"

El alud de críticas en las redes sociales ha llegado minutos después de que el consejero catalán de Interior, Miquel Buch, asegurara que "no es ninguna coincidencia" que el Gobierno destine 1.714.000 mascarillas a Cataluña, producto protector contra el coronavirus que se repartirá a partir de mañana martes en el transporte público. Según el también exalcalde de Premià de Mar (Barcelona), la cifra es "nefasta" para "todos los catalanes", pues marca la capitulación de Barcelona en la Guerra de Sucesión. "No lo podemos permitir. ¿Qué será lo siguiente, el envío de 1.939 miles de mascarillas?", se ha preguntado Buch en referencia al año en el que culminó la Guerra Civil.

Cabe recordar que la distribución del fungible es parte de la estrategia del Ejecutivo para recuperar parte de la actividad productiva que se paró con el encierro reforzado durante la Semana Santa. Hoy lunes la mayoría de comunidades autónomas ya han reactivado parte de su tejido productivo esencial, mientras que mañana martes, 14 de abril, lo hará Cataluña, sí, pero también Baleares, Cantabria, Castilla - La Mancha, la Comunidad Valenciana, Navarra, País Vasco y La Rioja, regiones donde el Lunes Santo también es festivo. 

Destacadas en Política