Menú Buscar
Artur Mas saluda al diputado de la CUP, Benet Salellas, en la comisión parlamentaria en la que el expresidente catalán ha dado explicaciones sobre el caso 3% / EFE

Mas ante el repudio de la CUP: “¡Cuánto os molesto!”

La comparecencia del expresidente ha permitido visualizar el rechazo de los antisistema a quien, a su juicio, representa el pasado corrupto de CDC

3 min

“¡Cuánto os molesto!”. Esta frase, repetida varias veces por Artur Mas, ha servido de colofón de una agria comparecencia parlamentaria que ha permitido visualizar el repudio de la CUP hacia un político que identifican con el antiguo orden convergente.

La respuesta de Mas a las invectivas del diputado antisistema, Benet Salellas, ha tenido lugar después de un turno de réplicas y contraréplicas de la oposición, eclipsadas por ese episodio final protagonizado por el exconvergente y el cupaire. Ha habido encaje de manos final, pero la tensión vivida era muy evidente.

El origen de ese enfrentamiento entre Mas y la CUP se remonta a enero de 2016, cuando los antisistema vetaron al líder de CDC como presidente de la Generalitat, lo que propició la investidura de Carles Puigdemont. Y a ese rechazo, a esa “no investidura” se refirió Artur Mas, demostrando así que aún está dolido. Y la CUP ha hurgado en la herida.

"Construimos un nuevo país"

Durante la comparecencia de Mas para dar explicaciones sobre los casos de corrupción que afectan a la vieja CDC, Benet Salellas le pidió que deje de viajar al extranjero para explicar el proceso secesionista, pues, según dijo, “estamos construyendo un nuevo país y usted representa claramente el pasado”. El bofetón fue simbólico, pero resonó en la sala donde se celebraba la sesión.

david fernandez artur mas

“Usted, en conversaciones que tuvimos, me pedía esa representación exterior”, aseguró el expresidente de la Generalitat, quien, según admite, ha criticado las actitudes de los antisistema en esos viajes internacionales “pagados por los catalanes”, dice Salellas.

Son posturas irreconciliables. Capitalismo contra revolución. “¡Cuánto os molesto!”, repetía Mas, aunque para luego añadir: “¡Creía que quien os molestaba era el Estado!”. Buen intento de demostrar que la CUP le hace el juego al PP en lugar de favorecer la unidad de los independentistas. Ni por esas. La CUP no quiere ver a Mas ni en pintura. El abrazo entre el exdiputado David Férnandez y Artur Mas ha pasado a la historia.