Menú Buscar
El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, y su sucesor Quim Torra / EUROPA PRESS

Mas teme que nuevas elecciones dejen al independentismo sin mayoría

El expresidente catalán asegura que la "represión" del Estado no tiene límites y que pretenden abonar el terrno para "ilegalizar a los partidos independentistas"

06.10.2019 11:57 h.
3 min

Artur Mas sigue con su gira de entrevistas a menos de un año para que termine la inhabilitación para poder presentarse a unas elecciones. El que fue presidente de la Generalitat asegura que el Estado prepara "el terreno para, algún día, llegar a ilegalizar a los partidos independentistas". 

Preguntado sobre una posible convocatoria electoral tras la sentencia en una entrevista en El Punt Avui, ha negado que unas nuevas elecciones puedan ser útiles y teme incluso que puedan hacer que el soberanismo pierda la mayoría en el Parlament. En clara alusión a ERC, se ha preguntado que quienes la defienden tendrían que explicar "qué harán al día siguiente".

¿Teoría conspirativa?

"Nos quieren llevar hacia aquí, al mismo tratamiento que se daba al terrorismo vasco en otras épocas, felizmente superadas", ha afirmado. En ese sentido, ha insistido en que el independentismo tiene que estar preparado para todo, porque "el Estado español no tiene freno en su represión".

Artur Mas considera que el independentismo debe hacer frente a esta situación de forma pacífica. Para ello, debe hacer "todo lo que haga falta mientras no haya ningún tipo de violencia". Eso sí, es consciente de los riesgos que puede cometer la aventura y emplaza a sus compañeros de viaje a medir las consecuencias. 

Reacción a la sentencia

Artur Mas también se ha referido a la reacción a la sentencia del procés que dictará el Tribunal Supremo, que prepara marchas para cortar carreteras y una huelga general el próximo 11 de octubre: "Parar el país si al día siguiente no pasa nada, si al cabo de dos días no pasa nada, y al cabo de tres no pasa nada... Pues escúcheme, los únicos perjudicados seremos nosotros". 

El expresident considera que se está abonando el terreno para que tras el 1-O el independentismo se pueda percibir como algo violento. Mas asegura que la supuesta estrategia de España pasa por convertir "a los partidos independentistas o sus líderes en esa gente que ampara el terrorismo".