Menú Buscar
El bendito contrapoder de los alcaldes metropolitanos

Mas ofrece a la CUP un "plan de choque" social de 270 millones

La propuesta de JxSí incluye una renta mínima de inserción, parar los desahucios o aumentar la vivienda social

Redacción
3 min

La propuesta formal de Junts Pel Sí a la CUP para que esta formación dé su apoyo a la investidura de Artur Mas abunda en contenido social más que decantado hacia la izquierda. Incluyendo un "plan de choque" –la misma expresión que usó la CUP en su campaña del 27S– que contempla medidas urgentes contra la pobreza infantil, la pobreza energética, o una renta mínima de inserción, además de medidas en salud o educación. Todo ello, con un presupuesto extra de 270 millones de euros.

El documento de Junts pel Sí propone, dentro de sus medidas a aplicar de inmediato, y entre otras actuaciones para hacer frente a la pobreza infantil, "incrementar" las becas comedor y "equiparar" el nivel de renta máximo para beneficiarse de ellas al umbral de riesgo de pobreza –60% de la mediana de ingresos brutos anuales–.

CDC y ERC proponen también "desplegar por la vía de urgencia" la parte referente a la pobreza energética de la ley autonómica aprobada en mayo. Y "aplicar" la misma ley en lo que se refiere a la "emergencia habitacional", incluyendo "protocolos de acción" para evitar cualquier desahucio de familias con dificultades.

Medidas a 18 meses

Ya no con carácter inmediato, pero sí dentro de un plazo de 18 meses –el periodo de "transición nacional" que contempla la hoja de ruta independentista de JxSí, se propone implantar una renta mínima de inserción no limitada a 60 meses, para lo cual se prevé un aumento de 70 millones en esta partida presupuestaria.

JxSí ofrece también destinar 50 millones extra a la dependencia, que se destinarían a aumentar las plazas de residencias públicas, las ayudas para acceder a una residencia priovada, y los servicios de atención domiciliaria.

Más plazas de guardería

En educación, la oferta a la CUP prevé reducir la ratio de alumnos en los centros de barrios desfavorecidos, así como aumentar las plazas de guarderías o reducir su coste para las familias.

En cuanto a vivienda, se propone aumentar el parque de viviendas públicas de alquiler social, con un modesto aumento de la partida presupuestaria para este concepto de 10 millones. También se compromete a promover la cesión obligatoria para alquiler social de los pisos en manos de "grandes tenedores" –bancos, básicamente–.

En Salud, JxSí se compromete a reducir un 50% las listas de espera de primera visita a especialista, reabrir centros de atención primaria, garantizar el tratamiento de la hepatitis C. Y, como medida con un cierto valor simbólico, establecer una "moratoria" en el discutido Consorcio Sanitario de Lleida.