Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Artur Mas, en su discurso de Nochevieja.

Mas, en su discurso de Nochevieja: Quiero ser presidente

“Queda poco tiempo y poco margen”, afirma en alusión al plazo máximo del 10 de enero  

María Jesús Cañizares
3 min

Artur Mas ha aprovechado su discurso institucional de Fin de Año para reclamar su investidura como presidente de la Generalitat. En su tradicional mensaje televisado, el líder de Convergència se ha referido, sin mencionar a la CUP, a las negociaciones que mantiene con esta formación y al plazo límite del 10 de enero. “Queda poco tiempo y poco margen”.

Según ha dicho “como presidente de Cataluña, tengo muy presente el derecho a decidir de nuestro pueblo, fundamento de nuestra soberanía. Pero también tengo muy presente el deber de decidir de nuestros representantes políticos. En Cataluña, después de tres meses de intensas negociaciones, seguimos pendientes de la formación del nuevo Gobierno. De hecho, el plazo legal para decidir si tendremos nuevo Gobierno o elecciones acaba el día 10 de enero. Antes de esta fecha la ley no permite convocar elecciones. Después, la convocatoria es obligada. Por tanto, queda poco tiempo y poco margen”.

Situación española

Artur Mas ha hecho un paralelismo entre la complicada situación catalana y la española derivada de las elecciones autonómicas y generales, respectivamente. “Se han abierto escenarios políticos de una enorme complejidad. Escenarios que obligan a dialogar y a pactar. Es decir, a decidir. A decidir entre ideas, personas y partidos muy diferentes. Que no sea fácil no nos libera, a ninguno de nosotros, de nuestro deber de decidir”.

Ha expresado su deseo de que “en Cataluña se encuentre en los pocos días que quedan la manera de tener un nuevo Gobierno y una estabilidad que permitan hacer un buen trabajo y cumplir los mandatos recibidos en las urnas”. Un deseo que hace extensivo al “Estado español”, porque “a España y a Cataluña le convienen gobiernos estables, dialogantes y abiertos al pacto, cada uno desde su legitimidad democrática”. Ha advertido de que “Cataluña tiene claro que quiere decidir su futuro. Todos somos necesarios para hacerlo posible. Seguir ignorándolo o menospreciarlo no aportará ninguna solución en el futuro”.

Decepciones

El jefe del ejecutivo en funciones afirma que “estamos viviendo unos meses inciertos, con temores y algunas decepciones”, pero el “proyecto nacional y proyecto social se han dado la mano y caminan juntos en la voluntad y la ilusión de hacer de Cataluña un gran país”. En este sentido confía en que “el año que estamos a punto de comenzar será decisivo para convertir este anhelo ampliamente compartido en una espléndida realidad”.

Artur Mas también ha hecho una referencia a la situación económica, “objetivamente mejor”, aunque ha admitido que “demasiados conciudadanos sufren todavía los estragos que ha dejado una crisis de una magnitud que no habíamos visto en las últimas décadas”. También ha citado la amenaza del terrorismo internacional.