Menú Buscar
El expresidente catalán, Artur Mas, durante una conferencia organizada por la Cámara de Comercio de Barcelona / CG

Mas avisa de que la UE no podrá asumir el rescate de una estado catalán mal hecho

El líder convergente no descarta volver a ser candidato a la presidencia de la Generalitat

6 min

El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, ha advertido a la Unión Europea de que “un estado catalán mal hecho” tendría consecuencias económicas peores que el rescate de Grecia.

Mas ha pronunciado la conferencia “2017, un año decisivo para Cataluña” durante un almuerzo organizado por la Cámara de Comercio de Barcelona, cuyo presidente, Miquel Valls, le ha preguntado a bocajarro si tiene intención de volver a ser candidato a la presidencia de la Generalitat. No lo ha descartado.

“Depende de la voluntad de las personas, debemos pensar posibles escenarios electorales nuevos con candidatura más complejas”, ha dicho en alusión a posibles coaliciones electorales. Ha recordado que se ha presentado cinco veces a las elecciones autonómicas. “En circunstancias normales, no debería volver a presentarme. Y yo espero que las circunstancias lo sean. Si no lo son, ya hablaremos”, ha indicado.

Diálogo sin condiciones

Se ha referido al clima de diálogo que “parece asomar” entre Cataluña y el Gobierno español. “La condición para que el diálogo sea útil y productivo, y no una palabra vacía, es que no hay condiciones para el diálogo. El Estado debe aceptar que a parte catalana plantee el derecho a decidir y el referéndum con una pregunta clara, como solución. Y las instituciones catalanas deben admitir que el Gobierno español no estará de acuerdo”, ha explicado.

A su juicio, en 2017 ocurrirán tres hechos claves, “siempre y cuando se aprueben los presupuestos de la Generalitat, algo que creo que ocurrirá”. Por un lado, se aprobará un marco legal que regulará el futuro Estado catalán, la llamada “desconexión”, pero que Mas ha sintetizado en el eslogan “de la ley a la ley”, pues “no se pasa de la ley a la anarquía”. Este marco, ha augurado, será recurrido ante el Tribunal Constitucional por el Gobierno de forma inmediata, que tendrá un apoyo mayoritario en el Congreso.

Por ello, este marco legal deberá ser refrendado para demostrar que hay más de un 50% de apoyos, que es lo que da legitimidad internacional. Aquí es lo que Mas llama “de las urnas a las urnas”. El expresidente reconoce que habrá un choque de legitimidades.

A continuación, se convocará el referéndum anunciado por el presidente Carles Puigdemont, pero de nuevo, “el Estado volverá a utilizar la vía judicial, seguirá intimidando y presionando a nivel mediático e internacional”.

En tercer lugar, ha explicado Artur Mas, tanto Cataluña como el Estado “jugarán sus cartas. El Gobierno tiene una vía legislativa que puede utilizar, mientras que Cataluña tiene la vía de la sociedad civil y la movilización en la calle. Pero no solo un día, sino una movilización permanente, serena y pacífica. Esa es una carta que tiene Cataluña con una gran repercusión internacional”.

El líder de PDECat ha dicho que ese escenario podría verse alterado por la división de las fuerzas soberanistas o por la aceptación del Gobierno español de negociar el referéndum, pero eso es improbable. También podría verse alterado por una oferta de mejora de financiación por parte del Estado. “No digo que estemos de acuerdo, pero es una opción por su parte, también improbable porque en cuatro años no han hecho ninguna oferta”, ha precisado.

"No habrá inseguridad jurídica"

Ha asegurado que este escenario de futuro no se forzarán situaciones de inseguridad jurídica y empresarial, más allá de los cargos electos, que por experiencia sé que podrían verse comprometidos”. En este sentido, ha advertido de que su partido impedirá que eso ocurra, en alusión a posibles presiones de la CUP.

Asimismo, ha subrayado que “la negociación llegará sí o sí cuando Cataluña haya acumulado la fuerza suficiente para construir un nuevo Estado. Porque entonces estaremos hablando de economía”. Al respecto, ha señalado que “son los mercados los que son los propietarios de la deuda pública catalana. Si lo de Gracia fue como fue, una afectación entre Cataluña y España tendría consecuencias superiores. ¿Tendría la UE capacidad para hacer un rescate de esta magnitud? La respuesta es no. Igual que las condiciones de un Brexit mal hecho se evitarán, también se evitarán las de un estado catalán mal hecho”.