Menú Buscar
Marta Pascal, senadora por el PDeCAT y excoordinadora general del partido / EFE

Marta Pascal abre la puerta a romper con el prófugo

La excoordinadora general del PDeCAT, muy dura con Carles Puigdemont: "Cataluña no se puede dirigir desde Waterloo"

07.04.2019 09:28 h.
3 min

"Un nuevo partido es una opción". Con estas palabras ha verbalizado Marta Pascal, senadora del PDeCAT y excoordinadora general, el malestar en la formación con el férreo control que ejerce sobre la formación el expresidente catalán prófugo, Carles Puigdemont.

En una entrevista en La Vanguardia, Pascal ha vertido durísimas palabras contra el expresident huido, cuyos movimientos entre bambalinas la apearon de la dirección de los neoconvergentes en la asamblea fundacional de julio de 2018. "Cataluña no se puede dirigir desde Waterloo", ha aseverado, en referencia al municipio belga donde se esconde de la justicia el ex jefe del Ejecutivo autonómico.

"Es momento de actuar"

La electa en la cámara alta apunta a un espacio soberanista catalán huérfano de representación por la obcecación unilateralista de Puigdemont. "Mucha gente se siente huérfana y creo que debemos atenderles. Hay que hablar claro. Estoy dispuesta a hablar claro: esto no puede seguir así", ha advertido. "No estoy de acuerdo con la actual situación y creo que ha llegado el momento de actuar", ha insistido. ¿Habla de crear un nuevo partido al margen del PDeCAT? "Podría ser una opción", alerta.

Ello es así porque Pascal "discrepa de la subordinación a David Bonvehí. Él lo sabe". Según la también exdiputada en el Parlamento catalán, una formación de nuevo cuño que agrupe a los independentistas no irredentos y que concurra a los comicios autonómicos en Cataluña "es un horizonte de trabajo". Agrega otro elemento a esta tesis. "Hablo a menudo con Artur Mas", admite enigmática.

"Una Cataluña guiada por control remoto"

Pascal expone cuáles son sus diferencias sobre estrategia con la hoja de ruta entre unilateral y gestual que impone Puigdemont. "Nunca tuvimos que dejarnos arrebatar el autogobierno. Hicimos demasiadas cesiones a la CUP, organización con la que nada tenemos que ver. También fui contraria a la renuncia de Artur Mas", recuerda, en referencia al cambio de candidato a presidente que hicieron los neoconvergentes para satisfacer a los radicales en enero de 2016.

Bajo su punto de vista, de aquellos polvos vienen estos lodos. "No se puede perder la identidad. No se debía ceder tanto espacio a la izquierda. Nos dejamos desdibujar. Y eso fue un error", valora. En el momento actual, el PDeCAT estaría equivocándose de nuevo. "Otro error es pretender una Cataluña guiada por control remoto. Cataluña no se puede dirigir desde Waterloo, ni se puede regir desde la emotividad desbordada y la antipolítica", apostilla.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información