Menú Buscar
Migrantes subsaharianos en Cádiz después de llegar por mar a España / EFE

Marruecos confía en la ayuda europea para frenar la oleada de migrantes

Rabat y el Gobierno de Sánchez atribuyen el aumento de las entradas a España al cierre de la ruta por Libia y descartan una relajación de los controles

3 min

La embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, confía en el “apoyo de otros” para frenar la oleada de migrantes. Lo dijo el lunes, durante una recepción en motivo del 19 aniversario del acceso al trono de Mohamed VI y en referencia a la ayuda de la Unión Europea (UE) que ha solicitado España para el país vecino. En este sentido, Benyaich ha destacado la “ejemplar cooperación en la lucha contra la inmigración ilegal” entre ambos países.

Asegura que se “seguirá reforzando” pese a los “momentos difíciles actuales”. Y es que el número de llegadas de migrantes a la costa de Andalucía y de los que saltan la valla en Ceuta ha aumentado de forma exponencial este 2018. En solo un día, el 26 de julio, saltaron la valla 600 personas, mientras que en todo el año pasado lo hicieron 571 personas en total.

Cierre de la ruta por Libia

Desde Rabat afirman que son los cambios en las rutas migratorias los responsables de este repunte. La misma posición defendieron el lunes la embajadora marroquí y el ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno, Josep Borrell, que asegura que ha hablado con su homólogo del país y ha corroborado que no existe “ningún cambio de actitud con respecto a la inmigración”.

En concreto, apuntan que el cierre de la ruta por Libia, que ha provocado un desplazamiento de la presión, es el principal motivo de este cambio. De hecho, Benyaich destacó que Marruecos se ha convertido en los últimos años en un país de acogida, más que de tránsito. En 2013, se adoptó una nueva política migratoria y se regularizó la situación de más de 52.000 personas, recordó.

La embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, y la vicepresidenta, Carmen Calvo, durante la recepción / EP

La embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, y la vicepresidenta, Carmen Calvo, durante la recepción / EP

Borrell descarta una “intención deliberada”

Borrell descartó el lunes que haya una “intención deliberada” de Rabat de aumentar la presión migratoria en España. Algunos medios publicaron la semana pasada informaciones que afirmaban que Marruecos castigaba con una relajación de los controles fronterizos la política migratoria de Pedro Sánchez. El presidente socialista anunció el cese de las llamadas “devoluciones en caliente”, la expulsión inmediata de los migrantes en el momento en el que intentan cruzar la frontera.

De momento, las fuerzas de seguridad no han recibido, de momento, ninguna orden al respecto, según informa El Español, por lo que las actuaciones de la Guardia Civil en Ceuta son todavía las mismas que con el Gobierno del PP.