Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Marilén Barceló, concejal no adscrita del Ayuntamiento de Barcelona / CG

Marilén Barceló será concejal no adscrita

El secretario municipal frustra el paso de la exedil de Ciudadanos a Barcelona pel Canvi, la fuerza de Manuel Valls y Eva Parera

3 min

Marilén Barceló será concejal no adscrita. El secretario municipal ha dictaminado que la exedil de Ciudadanos no puede integrarse en BCN pel Canvi, fuerza de Manuel Valls y Eva Parera. Con ello, Barceló será electa sin grupo, la primera de esta legislatura después de que Gerard Ardanuy y Juanjo Puigcorbé estuvieran en esta situación el pasado mandato. 

En un informe del secretario general del Ayuntamiento de Barcelona difundido por Ciudadanos, el partido naranja ha informado de que "queda desestimada" la incorporación de Barceló a BCN pel Canvi. Con ello, cambia solo no la situación de esta concejal, sino el frágil equilibrio de fuerzas en el pleno municipal. Los 20 concejales de BComú y PSC, en el gobierno, pierden la mayoría alternativa junto a ERC (10) que le ofrecía la fuerza de Valls (tres actas, dos sin Barceló). 

"Prohibido cambiar de grupo"

El secretario, en un dictamen de 18 páginas, da fe de que Barceló causó baja del grupo municipal naranja a fecha de 31 de mayo. Al día siguiente, el 1 de junio, la electa pasó a ser edil no adscrita de forma automática. 

No podrá reintegrarse en Ciudadanos. El funcionario recuerda que el artículo 73.3 de la Ley de Bases del Régimen Local (LBRL) impide que un electo que abandone su grupo de procedencia se integre en otro, sea uno existente u otro de nueva creación. Por ello, la petición de Barceló es "improcedente". 

"Discrepancias" contra "tránsfuga"

El informe del secretario general llega a unas conclusiones determinadas, pero los partidos tienen argumentos dispares con lo sucedido con la que fuera número dos de Luz Guilarte en Ciudadanos. El partido naranja ve una "tránsfuga" a Barceló y le pide que devuelva el acta. 

Ella alegó "discrepancias" con el rumbo del grupo municipal. La fuerza que la trató de acoger, a su vez, recordó que con los tres concejales (Valls, Parera y Barceló) había otra mayoría distinta en el pleno. Ya no hacía falta que el gobierno municipal dependiera de ERC. Hasta hoy, cuando la maquinaria municipal ha frustrado el cambio de grupo.