Maragall: una ciudad fuerte para una nación fuerte

Ernest Maragall presenta en Madrid el nuevo libro sobre la figura y el pensamiento de su hermano, el expresidente de la Generalitat y exalcalde de Barcelona Pasqual Maragall

Pasqual Maragall en una imagen de archivo
12.04.2018 19:56 h.
6 min

Si el nacionalismo catalán de Jordi Pujol quería una Barcelona pequeña y sometida a la Cataluña tradicional, el catalanismo de Pasqual Maragall buscaba una ciudad fuerte para proyectarla hacia Europa. "Una nación fuerte pasa por una ciudad fuerte", explica el profesor y coautor del libro Pasqual Maragall. Pensamiento y acción, Oriol Nel·lo.

El diputado de ERC Ernest Maragall y los principales autores del nuevo libro han aterrizado en la capital del país para presentar esta obra sobre la figura y el pensamiento del expresidente de la Generalitat y exalcalde de Barcelona Pasqual Maragall.

La elección de Madrid no es en vano. El libro, terminado en 2016, tiene un anclaje con la actualidad. En palabras del también hermano del homenajeado, la obra es “imprescindible para entender lo que pasa ahora”, porque incluye “lecciones importantes”. “Si fueran debidamente entendidas por el Estado podrían ser útiles para salir del laberinto español donde nos han metido”, ha explicado en conversación con este medio.

Los Juegos Olímpicos

El nombre de Pasqual Maragall está estrechamente vinculado con uno de los hitos más importantes de la ciudad: los Juegos Olímpicos de 1992. El expolítico era el alcalde de Barcelona durante su celebración. Su hermano explica que fue “un éxito compartido” de España, Cataluña y Barcelona.

pasqual maragall

Pasqual Maragall durante los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992

El capítulo final del libro abunda en este “éxito compartido” que, no obstante, suscitó los primeros recelos de sus adversarios políticos. Por un lado, del presidente del Gobierno en aquel momento, Felipe González, y, del otro, del entonces presidente de la Generalitat, Jordi Pujol. Ernest Maragall lo resume así: “Desde Madrid temían el riesgo de la afirmación de un poder político alternativo al central y de un desarrollo autónomo de una Barcelona y Cataluña con vida propia. Desde Cataluña, el debate de fondo ya empezaba a ser la relación entre ciudad y país”.

Una figura, cuatro escritores

Pasqual Maragall. Pensamiento y acción (RBA, 2017), elaborado por la Fundación Catalunya Europa y su proyecto Llegat Pasqual Maragall, consta de cuatro capítulos. El primero de ellos, escrito por el historiador Joan Fuster-Sobrepere, analiza la trayectoria política del exlíder de los socialistas catalanes. Desde su participación en los movimientos antifranquistas hasta el periodo en el que llega a ser presidente de la Generalitat.

El segundo capítulo, escrito por Nel·lo, es un intento de de tratar de construir y formalizar el pensamiento de Maragall sobre la ciudad. El tercero, escrito por el también profesor Joaquim Brugué, analiza las políticas más innovadoras de la obra del político, como la reforma administrativa o su idea de participación ciudadana.

Ernest Maragall con el libro sobre su hermano, el expresidente de la Generalitat Pasqual Maragall

Ernest Maragall presenta el libro sobre la figura de Pasqual Maragall

El cuarto y último capítulo, confeccionado por el exprofesor Jaume Bellmunt, abunda en la relación entre Cataluña y España bajo el mandato de Maragall. En particular, durante el momento cenit de su carrera, con la celebración de los Juegos Olímpicos.

Una idea de ciudad

Nel·lo explica que Maragall era un “hombre de acción”, pero con una idea de ciudad. “Ve que la sociedad funciona como una red, y cree que estas nuevas realidades requieren de nuevas formas de gestión. El viejo Estado tiene mucha dificultad para gestionar estas nuevas unidades”.

Esta idea de urbe del exmandatario catalán sigue, a juicio del autor, vigente. “Los viejos Estados se ven laminados por arriba por la Unión Europea y por debajo por el surgimiento de estas nuevas realidades”. “En estos momentos hay una gran crisis en Europa que no es privativa de Cataluña. El pensamiento de Maragall nos es de gran utilidad”.

La obra también confronta el pensamiento de Maragall con el del nacionalismo hegemónico catalán. “El nacionalismo de derechas quería disolver el área metropolitana mientras que Maragall la quería potenciar. Sin Barcelona, Cataluña sería una Occitania. La lengua y la cultura se hubieran disuelto”.

Pasqual Maragall junto a su mujer Diana

Pasqual Maragall junto a su mujer Diana

Y una idea de Europa

El objetivo principal de Maragall era avanzar hacia el “federalismo europeo” para superar la lógica del “Estado westfeliano”.

Su obra, insisten, es una pieza clave para continuar con ese “camino hacia el mundo abierto para la articulación de una red de ciudades”.  

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información