Menú Buscar
Ernest Maragall, candidato de ERC a la alcaldía de Barcelona, en el Fórum Europa / CG

Maragall promete una lluvia de millones para vivienda social en Barcelona

El candidato a alcalde de ERC apuesta por aumentar la tasa turística: "La ciudad vale mucho más de lo que paga un turista por visitarnos"

26.03.2019 10:20 h.
7 min

El candidato a alcalde de Barcelona por ERC, Ernest Maragall, ha prometido hoy martes una lluvia de millones para facilitar el acceso a la vivienda de los barceloneses. El aspirante a primer edil por los republicanos ha anunciado que movilizará 1.000 millones de euros en este campo para abordar un problema "que es el más grave que sufre la ciudad".

En una intervención en el Fórum Europa Tribuna Catalunya, el cabeza de cartel independentista ha anunciado que un hipotético gobierno municipal liderado por él "tendrá que construir, avalar, franquiciar y construir pisos, todo a la vez", ha avanzado. Con esta propuesta espera Maragall "hacer frente a la primera preocupación de los ciudadanos, que es el acceso a la vivienda". Sabedor de esta inquietud, el candidato de ERC ha considerado que "el alza de los alquileres no es una plaga que nos ha caído encima, sino que tiene solución".

Con este punto de partida, esperan los republicanos dar oxígeno a los vecinos de la ciudad que viven pagando un alquiler. "Cuatro de cada diez hogares en Barcelona destinan hasta el 40% de sus ingresos a costear su vivienda. Confiamos en rebajar ese porcentaje al 30% en el mínimo número años posibles", ha indicado el aspirante a primer edil. Según él, ello es necesario porque el esfuerzo para pagar una vivienda "no está alineado con los estándares europeos".

Más impuestos

La pregunta se impone. ¿Tiene el Ayuntamiento de Barcelona ese presupuesto para vivienda asequible? La respuesta es no, por lo que el candidato de ERC propone "buscar financiación comunitaria en la Unión Europea y tejer alianzas con el sector privado". Ello significa que esta promesa estrella no requeriría de alzas de impuestos o nuevas tasas, algo que sí ocurrirá en otros campos. ¿Ejemplos? La tasa turística. "Propondremos un aumento de la tasa turística para que el ayuntamiento disponda de más recursos para operar políticas en beneficio de la ciudad y redistribuir los ingresos procedentes de esta industria".

Muy tajante, el candidato secesionista ha subrayado que "Barcelona vale mucho más de lo que paga actualmente un turista por visitarnos", ha señalado. "El turismo bate récords, pero deja también efectos negativos en la ciudad", ha recordado el candidato. En este sentido, ha abogado Maragall por que la segunda mayor urbe española "no sea una ciudad-franquicia". Con esta idea-fuerza avisa el candidato de que "no se permitirán los desembarcos de grandes marcas si no están imbricadas en el tejido social local, si no toman conciencia del espacio que ocupan".

No puede haber "barra libre"

El que fuera también eurodiputado por ERC ha entrado también en el campo de la seguridad, uno de los políticas públicas que han suscitado más quejas de la oposición municipal contra el gobierno de Ada Colau en Barcelona. "La ciudad no puede tener barra libre. No es cuestión de prohibirlo todo, pero tampoco de dejar que valga todo". Según el candidato a alcalde, "no se trata solo de poner más policía, que ya es una solución que se ha probado, sino de tener también más policía, amén de mejor formada y coordinada con el resto de cuerpos de seguridad y municipios. La división metropolitana es un regalo para las bandas criminales".

Ha valorado también el hermano del expresidente de la Generalitat de Cataluña, Pasqual Maragall, ahora aquejado de una grave enfermedad, el fenómeno de los manteros. Lo ha hecho desde dos premisas. "No permitiremos la ocupación ilegal e indebida del espacio público", ha avisado. Con este argumento sobre la mesa, ha agregado el republicano que su partido "tendrá voluntad de integración de los vendedores, pues están en situación irregular, no criminal". Un enfoque similar propone ERC para los menores no acompañados, los llamados MENA. "Hay que evitar criminalizarlos y aprovechar su talento", ha invitado el independentista. No ha ahondado en este tema Maragall quizá porque su partido, Esquerra Republicana, es la formación a nivel autonómico responsable del tutelaje de estos migrantes. Con una gestión que le ha valido muchas críticas.

Rifirrafe con los empresarios

En una intervención trufada de conceptos fuertes pero poca concreción, Maragall sí ha bajado a la arena política concreta para atacar a dos de sus rivales. Lo ha hecho como respuesta a una incómoda pregunta lanzada desde un conocido bufete de abogados de la ciudad. "Con la inseguridad jurídica que planea sobre Barcelona, ¿un gobierno independentista no sería aún más perjudicial para la ciudad?", han inquirido. "La cuestión que usted plantea, ese posicionamiento, ya tiene un candidato, que es Manuel Valls", ha respondido el candidato, visiblemente enojado. Según él, "ERC pondrá la ciudad en el centro de su campaña', un periodo que debería "ser de debate sobre la urbe, y no una confrontación entre independentismo y unionismo". En materia de inversiones en la ciudad, el aspirante ha prometido "hacer de Barcelona una ciudada atractiva para invertir" pese a su postura separatista.

También ha pasado el ataque el candidato para lanzarse al cuello de Ada Colau. Le ha afeado que "utilice el juego sucio" en el conflicto por la ubicación del CAP Raval, que orillaría la ampliación del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba). "Nosotros trabajaremos, sea desde el grupo municipal como desde la Consejería de Salud --que dirige Alba Vergés, de ERC--, para ofrecer alternativas al gobierno municipal. No para convertir este asunto en un debate ficticio para desgastar a otros partidos", ha remachado.