Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Manuel Valls durante una entrevista / CG

Manuel Valls se defiende: “El error fue de soberbia de Maragall"

El exprimer ministro francés rechaza que existiera alguna “fraternidad secreta” que le llevara a apoyar a Ada Colau en 2019 y asegura que “la estrategia estaba clarísima”

4 min

“El error fue de soberbia de [Ernest] Maragall al dar por descontado que sería alcalde”. Así de contundente se ha mostrado el exprimer ministro francés y exconcejal de Barcelona, Manuel Valls, sobre el apoyo que brindó a Ada Colau en 2019 de forma gratuita y que facilitó que reeditase el cargo de alcaldesa de la capital catalana de la mano del PSC.

El actual candidato a la Asamblea Nacional francesa por el partido de Emmanuel Macron, ha negado por completo que participase en una operación de Estado para brindar su apoyo a los comunes, tal y como ha asegurado el líder republicano a raíz de las escuchas de Pegasus. “La misma noche de las elecciones dije en mi discurso que había muchas posibilidades”, ha señalado en una entrevista en La Vanguardia.

Resultados electorales

Ha recordado que el resultado electoral propiciaba a que Maragall fuese alcalde y Colau su número dos, pero que también había otras alternativas. En este sentido, se muestra claro: “Mi voto cambia la historia”. Facilita que los comunes mantengan su poder en el Ayuntamiento de Barcelona con los socialistas como socios minoritarios y con la obligación de negociar apoyos externos para las grandes políticas de la ciudad. Un trabajo que se ha dado en pocas ocasiones y que ha llevado incluso a que los partidos del gobierno local votasen por separado en los últimos tres años.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (c), junto al primer teniente de alcalde, Jaume Collboni (i), y la teniente de alcalde responsable del Peuat, Janet Sanz (i). 22@ / AJ BCN
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (c), junto al primer teniente de alcalde, Jaume Collboni (i), y la teniente de alcalde responsable del Peuat, Janet Sanz (i). 22@ / AJ BCN

Valls se postuló durante la campaña como alternativa al Ejecutivo de Colau, pero reconoce que no obtuvo “los resultados esperados” en las urnas. Llegado a este punto, manifiesta que “la tradición francesa es escoger al mal menor”, el atributo que otorga a los comunes. “Yo quiero impedir un alcalde independentista y nadie me dice lo que tengo que hacer”, sentencia, “tengo muchos defectos, pero actúo libremente, solo”.

Impedir un consistorio independentista

Reconoce que negoció su abstención con Miquel Iceta y Jaume Collboni y que nunca habló ni con Colau ni con nadie de los comunes, que aún consideran el “pactado original” el voto que les brindó. “Colau el día de las elecciones no lo ve, lo ve imposible”, declara, “pero mi declaración y la actitud de los socialistas hacen posible su reelección”. “Entonces, atravesó la plaza Sant Jaume y la gente le gritó”, añade, “fue impactante, eso daba la dimensión de lo que estaba pasando. Eso fue transparencia absoluta”.

Todo ello, gratis et amore. Valls confirma que no puso ninguna condición a los socialistas para romper su pacto con Ciudadanos y apoyar junto a Eva Parera y Celestino Corbacho un gobierno local de Colau y Collboni. “Solo quería impedir que el ayuntamiento fuera, como había dicho Maragall, una herramienta del independentismo. No hay ninguna fraternidad secreta”.