Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El concejal del Ayuntamiento de Barcelona y ex primer ministro francés, Manuel Valls / EP

Manuel Valls demanda a Aragonès y Borràs por “injurias”

El concejal de Barcelona reclama a los dos políticos que rectifiquen o dará curso a una querella con el objeto de proteger su honor

3 min

Manuel Valls ha dicho basta y lo hace con una demanda judicial contra Pere Aragonès y Laura Borràs, al entender que han vertido injurias que no puede tolerar y que a los políticos independentistas les sale gratis.

Valls ha presentado en el Juzgado de Primera Instancia de Madrid una demanda de conciliación, previa al ejercicio de la acción penal por querella contra Laura Borràs, candidata a la Generalitat por Junts per Catalunya y hasta ahora jefa del grupo parlamentario de Junts en el Congreso. En el caso de Pere Aragonès, Valls también ha presentado una demanda de conciliación, previa al ejercicio de la acción penal por querella en el Juzgado de Primera Instancia de Barcelona.

El voto de un "xenófobo"

Pero, ¿qué alude Manuel Valls? Todos los comentarios de los políticos independentistas, más o menos velados o de forma directa, aluden a Valls como el que permitió a Ada Colau acceder a la alcaldía y reprochan a los comuns que aceptaran el voto de un "xenófobo".

Es el caso de Pere Aragonès, como señala Valls, en referencia a su intervención en el debate de TVE. “Lo que no podemos hacer es lo que se hizo en Barcelona, que es aceptar los votos de los xenófobos por participar en un gobierno”, en alusión a Valls y a los comuns.

"Deportador de personas"

En el caso de Laura Borràs se señala el debate organizado por La Vanguardia, en el que la candidata de Junts per Catalunya aseguró: “A la señora Albiach le digo: lecciones de democracia de alguien que acepta los votos de un deportador de personas –en alusión a una interpretación sobre una decisión de Valls cuando era ministro del Interior en Francia--, la única persona que ha deportado a personas después de la II Guerra Mundial por estar en una alcaldía, las justas”.

En la demanda se pide una “rectificación” y que se reconozcan las expresiones utilizadas. En caso contrario, la demanda de conciliación se transformará en una querella por un delito de “calumnias o alternativamente de un delito de injurias graves”.