Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pere Aragonès, dando un mitin con ERC en una imagen de archivo

Manifestación e insultos de simpatizantes independentistas ante la sede de ERC

Los concentrados, que también han lanzado proclamas a favor del fugado Carles Puigdemont, exigen a los republicanos que pacten Govern junto a JxCat, no en solitario

Ricard López
3 min

La campaña de presión a ERC para que pacte con JxCat se intensifica. Un centenar de personas se ha concentrado este lunes ante la sede barcelonesa de la formación republicana para exigir a sus dirigentes que formen Govern junto a otras formaciones secesionistas. Una manifestación que se produce después de que Pere Aragonès y otros líderes del partido se hayan mostrado partidarios de gobernar en solitario, con el apoyo de la CUP y los comuns, dadas las reticencias de los posconvergentes a investirle presidente y aceptar sus condiciones.

Los manifestantes, que se han empezado a congregar alrededor de las siete de la tarde, han exhibido banderas esteladas, han proferido cánticos a favor de la secesión e insultos contra ERC y contra su presidente, Oriol Junqueras, a los que han calificado de "botiflers" --"traidores"--, así como también a favor del expresidente de la Generalitat fugado Carles Puigdemont.

"Puigdemont, nuestro presidente"

Entre los cánticos amenazantes contra ERC han destacado algunos como "Puigdemont, el nostre president" --"Puigdemont, nuestro presidente"--, "Junqueras, traidor, púdrete en prisión" y "guerra por la tierra".

"ERC y JxCat, la paciencia se ha acabado" ha sido otro de los eslóganes coreados por los manifestantes, en una concentración que ha finalizado sobre las 20.30 y que ha llevado a la Guardia Urbana de Barcelona a desviar el tráfico en la calle Calàbria.

Presión desde JxCat

Los desencuentros entre los dos socios de Govern en la pasada legislatura han sido elocuentes en los últimos meses, y van desde el adelanto electoral del 14F, las dos sesiones de investidura fallidas de Aragonès en el Parlament --donde JxCat, en lugar de apoyarle, se abstuvo-- hasta las recientes declaraciones de destacados dirigentes de JxCat y el entorno de Puigdemont. Por ejemplo, su jefe de oficina, Josep Lluís Alay, que el sábado sugirió en sus redes sociales dar un "golpe" en la calle para lograr la secesión; o el exvicepresidente del Parlament Josep Costa, que insinuó en que los republicanos son unos "traidores".