Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la marcha de Escuela para Todos en Barcelona / EFE

La manifestación por el español, golpe sobre la mesa en la política catalana

La marcha convocada por Escuela de Todos en Barcelona reúne a miles de personas en contra del cambio de legislación del Govern para sortear el 25% de castellano en las aulas

5 min

Más allá de la habitual guerra de cifras, Escuela de Todos ha logrado números históricos en Barcelona. La manifestación por el bilingüismo y a favor del 25% del castellano en los colegios de Cataluña ha aglutinado a 120.000 personas, según los organizadores, y a 2.800 si se sigue el recuento realizado por la Guardia Urbana. En cualquier caso, casi tres millares de concentrados estaban junto al Arco del Triunfo, en una marcha sobre un asunto que antaño reunían a muchas menos personas. 

A partir de las 12.30 horas de este domingo comenzaba la marcha bajo el lema Español, lengua vehicular. Los políticos se agolpaban para ponerse en primera fila, pese a que los convocantes habían avisado reiteradamente de que se trataba de una concentración no partidista. Sea como fuere, PP, Ciudadanos, Vox y Valents acudieron al acto con sus primeros espadas --salvo Núñez Feijóo, que se ha llevado algún dardo por ello-- y pronunciaban los discursos previos a la manifestación ante las cámaras. El PSC, no obstante, rechazó acudir. 

Menos banderas y más lemas

Muchos asistentes han ondeado banderas de España. Aunque menos que en anteriores convocatorias del constitucionalismo, como venía siendo habitual en las manifestaciones de ambas caras de la moneda del procés. Ni lengua ni doctrina impuestas, Catalunya es España, Prohibir hablar es prohibir dialogar, Libertad y Stop indoctrinating children in Catalan schools han sido algunos de los lemas que se han podido leer en las pancartas de este domingo.

Una bandera nacional, con el Arco de Triunfo de Barcelona de fondo / Cedida
Una bandera nacional, con el Arco de Triunfo de Barcelona de fondo / Cedida

La afluencia --aunque menor que la mayoría de las manifestaciones independentistas-- supone una desmostración de fuerza que fija en la agenda política la demanda del 25% del castellano en la escuela. Muchos de los asistentes han recriminado, más allá de las críticas a ERC y JxCat, al PSC y al PSOE por negarse a acudir a la protesta y ponerse de perfil frente a la ley aprobada por el Parlament para impartir todos los ciclos de enseñanza obligatoria en catalán como única lengua vehicular sin posibilidad de establecer porcentajes.

Asistencia política

El ambiente festivo de la concentración se ha mezclado con la asistencia de líderes políticos. Ha reunido a dirigentes de PP, Cs, Vox y Valents. Entre otros, la secretaria general popular, Cuca Gamarra, el líder de Vox, Santiago Abascal, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, la de Valents, Eva Parera; así como los líderes autonómicos de las tres primeras formaciones citadas.

La manifestación por el español como lengua vehicular en la escuela / EFE
La manifestación por el español como lengua vehicular en la escuela / EFE

Los discursos han seguido una senda similar contra la “imposición del catalán”, como lo ha definido Arrimadas, mientras que Abascal ha reclamado la aplicación de un “155 duradero”; también ha calificado al Govern de “mafia golpista”. Gamarra, por su parte, ha denunciado el “pisoteo de derechos lingüísticos de los catalanes” del Ejecutivo regional por esquivar las sentencias del 25% del castellano en la enseñanza.

“Discriminación” y sentencia del Supremo

Pero más allá de las figuras políticas constitucionalistas, los convocantes han conseguido una movilización considerable. Escuela de Todos ha asegurado en sus redes que han “ocupado el 70% de la superficie que ocupó la ANC en la Diada”, para defender, en palabras de su portavoz Ana Losada, el castellano en Cataluña ante el “trato discriminatorio” que se aplica desde las Administraciones.

El germen de la movilización comenzó hace poco más de un año tras la sentencia del Tribunal Supremo que confirmaba que hay que impartir el 25% de castellano en las aulas catalanas, como porcentaje mínimo, algo que ya había establecido el Tribunal Superior de Justicia autonómico, pero la concentración se convocó después de que el Govern redactara una nueva ley para sortear el fallo. Aunque parecía que ahí todo había terminado tanto para la Administración estatal como para la autonómica hasta que el Tribunal Constitucional diga la última palabra, Escuela de Todos ha logrado incluir la cuestión en la agenda social y política de Cataluña.