Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jordi Turull (i) y Jordi Sànchez (d) dirigentes de Junts per Catalunya / MARTÍ SEGURA RAMONEDA - EUROPA PRESS

Malestar en JxCat contra Sànchez por “marginar” a Rull, Turull y Forn

El vídeo de la formación post-convergente sobre el 1-0 se “olvida” de dirigentes que estuvieron en prisión y buscan ahora un nuevo encaje

2 min

El malestar interno es evidente y va a más. En junts per Catalunya el acomodo de sus distintas sensibilidades queda todavía lejos. Y cualquier decisión o gesto se interpreta como una marginación o una exaltación de uno u otro líder. La formación que lidera Jordi Sànchez, como secretario general, ha elaborado un vídeo para conmemorar el 1-O, y se ha “olvidado”, como señalan fuentes del partido, de piezas históricas: ni Jordi Turull, ni Joaquim Forn o Josep Rull aparecen, pero sí surgen los rostros de Laura Borràs, Jordi Puigneró, el propio Jordi Sànchez o Jordi Cuixart, además, claro, de Carles Puigdemont.

La mujer de Jordi Turull, Blanca Bragulat, lo ha expresado con indignación, y ha generado una polémica en las redes sociales: “Echo en falta a alguien en este vídeo, ¿dónde estaban Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn el 1-O?, ¿han estado tres años y medio en las islas Bahamas?”

El 'capitán Sànchez'

La advertencia de Bragulat constata una guerra interna, que, por ahora, no acaba de aflorar porque sus protagonistas han decidido esperar y calibrar sus fuerzas. Jordi Turull, muy querido por las bases del partido –todos los cuadros de la vieja familia convergente—es consciente de ese poder interno, pero nadie discute, por ahora, la dirección de Jordi Sànchez.

Sin embargo, corre una idea y es que Sànchez es una especie de “capitán de transatlántico que no conoce a la tripulación”. La frase es lapidaria, porque el grueso de Junts per Catalunya no es otro que la antigua Convergència, pese a las incorporaciones de independientes y de pre-políticos como Borràs, Aurora Madaula o Dalmases, que ahora quieren cobrar un perfil propio, tras ser cooptados por Carles Puigdemont.