Sor Lucía Caram inicia una campaña contra ‘Crónica Global’ y Twitter le pide paz

La religiosa, muy molesta con un artículo, llama “basura” al medio digital y pide que se difunda su mensaje por las redes sociales

11.02.2018 22:14 h.
3 min

Sor Lucía Caram ha iniciado una campaña de desprestigio contra Crónica Global y los usuarios de Twitter le han pedido paz. La religiosa y simpatizante del independentismo, muy molesta con la reciente publicación de un artículo, llama "basura" al medio digital y pide retuits para difundir su mensaje.

Todo tiene su origen en los movimientos que la firma de joyería Tous ha realizado en los últimos meses para desmarcarse del independentismo y suavizar el boicot sufrido. Uno de los gestos, en noviembre, pasó por sugerir la expulsión de su fundación, Rosa Oriol, dirigida por Caram, a Helena Rakosnik y Pilar Rahola con el objetivo de hacer un patronato “apolítico” y “transversal”. La decisión finalmente fue enmendada.

De nuevo a escena

Ahora, pasada la campaña navideña, la monja dominica contemplativa ha reaparecido en un vídeo recogido por este medio en el que pide apoyo a la entidad social y repasa los proyectos de la fundación, entre los que se incluyen la gestión del Banco de Alimentos de Manresa y otras iniciativas de inserción laboral para personas en situación de necesidad. Lo grabó en la presentación de un libro cuyos beneficios irán destinados a los necesitados.

Caram, sin embargo, está molesta con el enfoque de la información y ha compartido en sus redes sociales un vídeo de cuatro minutos y medio en el que carga con dureza contra el medio digital. Utiliza la palabra “mentira” y sus derivadas hasta en cinco ocasiones y llama “basura” ocho veces a la publicación y a sus trabajadores. Dice que el artículo le ha tocado “lo más sagrado”.

Twitter: "Una monja católica no puede maldecir"

“Solo os creerán las personas que son de la misma calaña que vosotros”, sentencia, antes de pedir “un poco de respeto”. Ante estas manifestaciones, varios tuiteros le dicen que "lo mejor que puede hacer es dedicarse a su obra y a Dios y dejar la política", le recuerdan que la caridad "debe ser efectiva y silenciosa" y que "una monja católica no puede maldecir jamás".

Mensajes más duros la acusan de estar politizada y la llaman demagoga o "lucifera". Y le preguntan cuánto de lo que cobra en los medios de comunicación lo destina a minimizar la pobreza (dice que no cobra).

¿Quiere hacer un comentario?