Menú Buscar
El jefe del Estado, Felipe VI.

Los partidos presionan al Rey para que ofrezca la investidura a Rajoy

La segunda jornada de consultas de Felipe VI para la formación de Gobierno deja en el aire unas terceras elecciones

Redacción
4 min

Segunda jornada de la cuarta ronda de consultas del año en el intento de formar Gobierno. Nada cambia en relación al día anterior: Felipe VI sigue “preocupado”, mientras el líder del PP, Mariano Rajoy, resta inmóvil, sin los apoyos necesarios ni intención de presentarse a la investidura y cada vez más criticado por las demás formaciones políticas. Nadie descarta a estas alturas unas terceras elecciones.

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, fue el primero en visitar al Rey hoy, miércoles. Ante todo, reiteró la negativa a Rajoy --no hay pacto a pesar de la cesión de senadores populares para facilitar grupo en la Cámara Alta--, a cuyo partido, el PP, pidió “valentía” para negociar la investidura de su líder. Esteban se refirió al PSOE, que según él “tiene la llave” para desbloquear la situación política. El diputado nacionalista no descarta nuevas elecciones.

Ni plan A ni plan B

Precisamente este supuesto es el que pretende evitar el monarca, según sugirió a la portavoz de la coalición gallega En Marea, Alexandra Fernández. En este sentido, “hace falta que las fuerzas políticas que tienen esa responsabilidad se pongan manos a la obra”.

Felipe VI, según Fernández, tiene “un semblante mucho más preocupado que el de Rajoy”, a pesar de los escándalos de corrupción del PP y su “inmovilidad” para formar Gobierno. Y también más que el de Pedro Sánchez, a quien exigió una decisión o la formación de una alternativa “progresista”. Los socialistas mantienen ahora una posición “inmóvil” y “cobarde” que solo tiene un destino: elecciones.

Inmovilismo

El portavoz de Convergència (CDC), Francesc Homs, fue el tercero en pasar por el despacho de Felipe VI. El diputado criticó que “nadie se mueva” para intentar el desbloqueo de la situación y vaciló con unas terceras elecciones. En esta línea, Homs descartó el apoyo a la investidura de Rajoy “en cualquiera de los casos” e insistió en entablar conversaciones con el PSOE para la formación de un Gobierno alternativo.

El Rey, de hecho, constató la situación de “absoluto bloqueo” al portavoz parlamentario de Compromís, Joan Baldoví. El Jefe del Estado está preocupado por el hecho de que “el reloj no empiece a correr”, ya que ninguno de los posibles candidatos a la Moncloa cuenta con apoyos suficientes y Rajoy no parece dispuesto a someterse a la investidura. Si nadie cambia de parecer, habrá “terceras elecciones”. En cualquier caso, Baldoví pidió a Felipe VI que le encomiende al líder popular la tarea de presentarse a la investidura.

La segunda Transición, necesaria

El líder de En Comú Podem, Xavier Domènech, fue el último en llegar a la Zarzuela. El diputado comunicó al Rey que su formación no participará “ni por activa ni por pasiva en la investidura de cualquier dirigente del PP”. Domènech argumentó su postura con las “averías” del sistema político español: “Corrupción, desigualdad y la no aceptación de la plurinacionalidad”. Y los populares “no las afrontarán”.

Domènech lamentó que el PSOE no esté “por la labor” de explorar una alternativa, algo que En Comú Podem está dispuesto a trabajar. Y desveló que al Rey le preocupa que haya “terceras elecciones”, así como que a la formación política le disgusta que gobierne “el campeón de la corrupción”. “El PP quiere que le entreguen los votos sin negociar […] quiere gobernar por rendición y creyendo que sacaría mejor resultado por la abstención y con votos procedentes de C’s” en unos nuevos comicios: “La segunda Transición es más necesaria que nunca”.