Menú Buscar
Un empleado observa la evolución de los valores de la Bolsa de Londres durante la agitada sesión de este martes / EFE

Los mercados financieros digieren la victoria del populista Trump

Wall Street y las bolsas europeas registran una sorprendente subida, mientras las plazas asiáticas sufren una caída generalizada y los analistas auguran más volatilidad

8 min

Los mercados financieros no le tienen miedo a Donald Trump. Wall Street ha cerrado la sesión de este miércoles con ganancias, hasta el punto de que el Dow Jones, su principal indicador, ha subido un 1,40% y ha estado a punto de marcar un nuevo récord histórico. En concreto, alcanzó los 18.589,55 puntos, tras escalar 256,81 unidades. Además, el selectivo S&P 500 progresó un 1,11% y el índice compuesto del mercado Nasdaq avanzó otro 1,11%.

Los pésimos augurios que la mayoría de los analistas asociaban a la victoria del populista y controvertido Trump en las elecciones presidenciales de EEUU se despejaron bien rápido. A los pocos minutos de abrir, Wall Street registraba una inesperada tendencia al alza.

Una progresión aún más sorprendente al constatar que los índices futuros del Dow Jones cayeron de madrugada más de un 4% tras confirmarse que el próximo inquilino de la Casa Blanca sería el candidato republicano. Y todavía mayor si se tiene en cuenta que las subidas son poco habituales en Wall Street en la jornada posterior a los comicios presidenciales, al margen de quién sea el ganador.

Un discurso moderado y algunos sectores optimistas

Los analistas apuntan que el discurso de celebración de su victoria electoral pronunciado por Trump, en el que utilizó un tono moderado e hizo un llamamiento a la unidad nacional y a reconstruir las heridas políticas que dejó la campaña, ayudó a paliar la caída bursátil que se preveía.

Además, los planes de Trump de renegociar acuerdos comerciales pueden perjudicar a sectores como el automotor, el petróleo y la tecnología, que dependen de un flujo de bienes y servicios entre EEUU y sus socios comerciales, pero otros sectores como el acero y el manufacturero se pueden beneficiar por reducir la competencia exterior. De igual forma, las empresas del ámbito de la salud esperan con optimismo la prometida derogación del Obamacare. De hecho, el sector de la salud fue el que más subió (3,26%) seguido del de materiales básico (2,55%).

En todo caso, los expertos mantienen la prudencia porque esperan que en las próximas semanas crezca la volatilidad en los mercados financieros.

Subidas generalizadas en Europa

Por su parte, el Ibex 35 ha cerrado la sesión de este miércoles con una caída del 0,4% situándose en los 8.901 puntos, con BBVA liderando las pérdidas con un descenso del 5,7%, convirtiéndose en el índice europeo peor parado tras la victoria de Trump. Alemania cerraba con una ganancia del 1,56%, frente al 1,49% de Francia y al 1% de Londres.

El selectivo madrileño que amanecía en los 8.595 enteros con una caída cercana al 4%, moderaba a lo largo de la jornada su descenso después del discurso conciliador de Trump y la sorpresa inicial de su victoria. Así, tras el descenso registrado por el BBVA se colocaban Gamesa (-4,2%), Iberdrola (-2,05%)y Abertis (-1,7%), mientras que en el lado contrario se encontraban ArcelorMittal (10,4%), Acerinox (5,7%) y ACS (5,2%).

Debilidad del euro

En el mercado de deuda, la prima de riesgo española se situaba en los 107,05 puntos básicos, con el interés en el 1,26%, mientras que el euro perdía terreno frente al dólar y se intercambiaba a 1,09 unidades tras haber abierto en 1,1023 billetes verdes.

Los precios del crudo se mantenían estables tras las caídas registradas en la apertura del mercado. En concreto, el barril de Brent, de referencia en la eurozona, se situaba en los 46,51 dólares, mientras que el Texas se colocaba en los 45,78 dólares.

Por su parte el oro, tradicional refugio de los inversores en épocas de incertidumbre, subía hoy casi el 5% tras la victoria del republicano. La onza de oro XAU se colocaba a las 17:45 horas en los 1.282,11 dólares la onza, tras haber rebotado un 4,9% en los primeros compases de la sesión alcanzando un máximo de 1.337,40 dólares.

Sin embargo, la victoria de Trump ha hundido el peso mexicano, que ha perdido un 10% de su valor frente al dólar. El Banco Central de México ha convocado una reunión de urgencia para analizar la situación y decidir si eleva o no los tipos de interés.

Mala acogida en Asia

El Nikkei, principal índice de referencia en Japón, ha cerrado la sesión con un retroceso del 5,3%, mientras que el Hang Seng, el indicador más relevante de Hong Kong, ha caído un 2,2%. El Banco Central de Japón ha anunciado que celebrará una reunión de urgencia ante el desplome del mercado bursátil.

En China, los retrocesos han sido más moderados. Tanto la Bolsa de Shanghai como la de Shenzen han cedido un 0,6% en la sesión de este miércoles.

Habrá volatilidad

En términos generales, los analistas esperan que la volatilidad en los mercados continúe a la espera de que Trump defina claramente sus políticas. El economista jefe de UniCredit en Estados Unidos, Harm Bandholz, ha señalado que "el alcance y la duración de las reacciones de los mercados dependerá de la actitud de Trump" en el poder.

Por su parte, Victora Torre, responsable de Contenidos, Productos y Servicios de Self Bank considera que el crecimiento de la primera economía mundial podría resentirse seriamente si empiezan a ponerse restricciones importantes al libre comercio y los inversores internacionales podrían dar la espalda al país si los nuevos proyectos comienzan a financiarse mediante incrementos de deuda, situación que podría despertar los temores de las agencias de calificación crediticia.

¿Inflación a la vista?

Para Bill Papadakis, estratega de Inversión en Lombard Odier uno de los riesgos más destacados es que un estímulo fiscal sobredimensionado a través de impuestos más bajos y mayores gastos podría generar presiones inflacionarias, lo que supondría presiones al alza para la curva de tasas de los Estados Unidos y posiblemente también para el dólar estadounidense.

Según Allianz Global Investors, hasta que se conozcan las políticas de Trump, su retórica sobre el comercio, la inmigración y la cooperación internacional "amenazarán el crecimiento económico de Estados Unidos y del mundo". Por su parte, la firma MoneyCorp se espera que el dólar mantenga su tono alcista a largo plazo frente al euro y la libra.

Por su parte los analistas de Deutsche Bank consideran que las políticas defendidas por Trump durante la campaña presidencial influirán en la zona del euro. No obstante, no se espera un impacto significativo, al menos en el corto plazo aunque se pueden producir aplazamientos en las decisiones de inversión.